Sin Cuarentena Focalizada

Ayer se conoció que la cuarentena focalizada se levantó para las provincias de Chepén y Pacasmayo; y otras de la región La Libertad. Solamente la provincia de Trujillo tendrá restricciones e inmovilización social obligatoria los días domingo. Las demás volverán a lo que el gobierno ha denominado la “nueva normalidad”, con toque de queda a las once de la noche, de lunes a domingo; y con libertad para salir los domingos, aunque no se podrá utilizar autos particulares, y tampoco se podrán realizar reuniones familiares o amicales. Esto ha quedado consignado en el Decreto Supremo 151-2020-PCM.

Levantar la cuarentena es un pedido que planteó la Cámara de Comercio de Trujillo y que gestionó el gobernador regional Manuel Llempén. El efecto que esto causará se verá en las próximas semanas y ojalá no implique un aumento de casos nuevamente.

Indudablemente, al levantarse la cuarentena focalizada, recaerá con mayor fuerza, en cada una de las personas, la responsabilidad de cuidar la salud personal, de la familia, y del propio entorno. Las pérdidas que se han tenido, por el deceso de familiares, amigos y conocidos, ha provocado un duelo nacional, que todavía remece los corazones y que probablemente ha sido el elemento de persuasión más duro para mantener las medidas de protección contra el Covid-19.

La invocación es a todas las personas para mantener la distancia social, el uso de la mascarilla, el uso del protector facial, así como seguir practicando el lavado de manos con frecuencia. A quienes trabajan atendiendo al público se les invoca mantener el mismo cuidado, con mayor dedicación y diligencia. Recuerden que está en juego su propia salud, la de sus familias, y de sus clientes.

Consideramos que dadas las condiciones de la pandemia y lo que se conoce hasta ahora, es una decisión de cada familia evaluar si mantiene las medidas de protección y de aislamiento de manera voluntaria. En ese sentido se requerirá de mucha comprensión y empatía por parte de los demás, del entorno, y de los amigos.

La pandemia nos ha traído nuevas formas de convivencia. Es evidente que el mundo, como se vivía antes del 16 de marzo 2020, no va a volver. Las medidas de protección y bioseguridad tendrán que permanecer por un tiempo más entre nosotros, y es mejor que sea una adopción consciente, voluntaria, y solidaria, pensando especialmente en la salud de los más frágiles.

Que el levantamiento de la cuarentena focalizada no vuelva a llenar de dolor, ni de incertidumbre nuestros hogares. No permitamos una nueva embestida de la pandemia.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected] y síguenos en @UNDiario