Regidores, Cumplan Su Trabajo


Frente a la situación que se vive a nivel de las provincias de Chepén y Pacasmayo, y dado el papel nulo, complaciente o indiferente que vienen cumpliendo la mayoría de regidores en la mayoría de municipalidades es necesario formular un llamado directo para que cumplan con la función que les ha sido encomendada, y que debería ser especialmente diligente en estos momentos de crisis.

No son pocos los regidores que se han sumado al afán populista de prestarse a ser fotografiados entregando diversos productos, que son adquiridos con dineros públicos, a familias y personas afectadas por el nuevo coronavirus. Han estado para la entrega de canastas, y lo han seguido haciendo. Si eso satisface sus egos, mientras no incurran en faltas éticas o incumplimiento de normas, es su decisión seguir, pero no se engañen con los like del personal contratado o sus familiares.

Mejor deberían revisar cuáles son sus funciones, conforme a la Ley Orgánica de Municipalidades, el respectivo Reglamento Interno de Concejo y las comisiones que integran, para ganarse las dietas con un mínimo de dignidad. El primer año, como ya es habitual con cada nuevo gobierno municipal, se han escuchado pedidos e informes del tipo: “alcalde solicito que las banderas del salón sean lavadas“, “alcalde para informar que visitamos el centro poblado tal y el director de la escuela le traslada su saludo“. El segundo año, con la pandemia cercándonos, desde marzo, se les ha facilitado la comodidad del trabajo que han encontrado en los gobiernos municipales.

Los señores y las señoras elegidos regidores deberían, por una cuestión ética, ponerse al día en lo que debe ser su función y esmerarse por cumplirla a cabalidad cuando tenemos tantos vecinos muriendo no solo por el Covid-19, sino también por la corrupción. Hay un sinnúmero de hechos sobre los cuales los regidores podrían por lo menos informarse, pero no lo hacen.

Entre ellos, está el hecho de que se han convertido en cómplices de que las sesiones de concejo, celebradas mediante el sistema de videoconferencias, no sean transmitidas públicamente, infringiendo por meses la ley, lo que parece no importarles. Si alguno ha hecho observación al respecto debería demostrarlo públicamente, y además, debería mostrar las siguientes acciones que adoptó porque llevamos cinco meses viviendo en estado de emergencia. Cuánto saben los regidores de las adquisiciones que se vienen realizando, de las contrataciones, de las inversiones municipales, cómo están vigilando el uso de los recursos públicos; cómo vigilan la marcha de los servicios. Qué han hecho frente a las deficiencias evidentes en la gestión de mercados, del transporte; el cumplimiento de protocolos de bioseguridad dentro de los propios locales municipales, la supervisión de establecimientos. Sí, señores, hay muchísimo trabajo por hacer, pero deben tener un mínimo de intención de fiscalizar, que es solo una de sus funciones.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected] y síguenos en @UNDiario