Pandemia Con Corrupción

Dos hechos noticiosos conocidos en la víspera advierten certeramente de las irregularidades y hasta presunta comisión de delitos que se están dando dentro de las municipalidades.

Un caso tiene que ver con la investigación que ha iniciado el Ministerio Público en la Municipalidad Provincial de Trujillo por la desaparición de 527 pruebas rápidas de Covid-19. En la detección de las pruebas faltantes tuvo participación la Contraloría General de la República, a través del Órgano de Control Institucional, que hizo un registro del número de pruebas halladas en almacén. Ante las denuncias públicas que se hicieron, el Ministerio Público tuvo que intervenir.

El otro caso ha ocurrido en la Municipalidad Distrital de San Luis en la provincia de Lima, donde hasta el alcalde, David Ricardo Vladimir Rojas Maza, ha sido comprendido en la investigación que ha iniciado el Ministerio Público por presunto delito contra la administración pública. Según ha revelado el Ministerio Público, se ha detectado presunta sobrevaloración en la compra de productos para la pandemia; y se investiga la sospechosa contratación de proveedores, algunos presuntamente allegados al alcalde, beneficiados con voluminosas ventas de productos y servicios en rubros que no son afines entre sí.

En base a los estudios que periódicamente realiza Transparencia Internacional, en marzo de este año, al inicio de la pandemia en América Latina, la entidad advirtió que se ha comprobado que en momentos de crisis y emergencia, la corrupción aumenta. Ello afecta no solo los dineros estatales, sino también la atención efectiva de los ciudadanos, con lo cual se atenta contra su seguridad, su salud, y su propia vida.

Asimismo Transparencia Internacional recomendaba a los gobiernos reforzar la transparencia, la apertura, y la integridad.

Los gobiernos, de todos los niveles, deberían facilitar la rendición de cuentas y la transparencia de sus actos, especialmente en estos momentos. Es su obligación rendir cuentas, pero no se cumple, y por el contrario las difíciles condiciones que se viven por la pandemia son aprovechadas para dificultar el acceso a información pública sobre gastos y contrataciones.

Por citar algunas irregularidades se tiene sesiones de concejo realizadas en plataformas de videoconferencia pero que no son transmitidas al público, a pesar de las innumerables facilidades tecnológicas de las cuales se dispone; pedidos de información realizados por regidores que llevan meses esperando a ser atendidos; así como información parcial respecto a las supuestas acciones municipales dirigidas a enfrentar la pandemia en las que nunca se informa cuánto se compró, a qué precio, ni a quién.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected] y síguenos en @UNDiario