Los Gore y la Pandemia

El Congreso otorgó el voto de confianza al gabinete ministerial que preside Walter Martos Ruiz. El gabinete Martos obtuvo 115 votos a favor. Las bancadas que apoyaron el voto de investidura fueron: Acción Popular, Alianza para el Progreso, Somos Perú, Partido Morado, Frepap, Fuerza Popular, Unión por el Perú (UPP) y Podemos. Frente al evidente cambio en la posición de los congresistas, que antes censuraron al gabinete Cateriano, o lo permitieron con su abstención, se ha empezado a especular si el Ejecutivo ha pactado con los congresistas. Se teme que el Ejecutivo termine cediendo ante un grupo de congresistas que representan los intereses de los propietarios de universidades particulares que no han pasado la evaluación mínima de calidad y han sido cerradas por Sunedu. Estos sólo están buscando réditos particulares utilizando el poder que confiere el Legislativo. En los próximos días, y según las acciones que adopte el Ejecutivo, se podrá conocer si se ha cedido a ese chantaje político.

En tanto, el discurso de Martos no ha dejado muchos nuevos anuncios, ni ha evidenciado cambios importantes en el gobierno. Probablemente lo más saltante del mensaje para las regiones sea que “de ser necesario (el Ejecutivo) intervendrá las regiones en las que no exista respuesta y se encuentren en situación crítica”. Esto ya ha ocurrido en Arequipa, donde a fines de julio, con el Decreto de Urgencia 086-2020 se facultó al Ejecutivo a tomar las acciones necesarias con el objetivo de mitigar la situación de crisis producida por la pandemia Covid-19 en esa región.

Cada vez son más las regiones que exigen la intervención del ministerio de Salud debido al manejo político partidario que vienen ejerciendo los gobiernos regionales. Siendo los gobiernos regionales los responsables del manejo de las gerencias regionales de Salud, tienen también el control de las direcciones de las redes de salud provinciales y de los hospitales. Lamentablemente la designación de las jefaturas se hace por partidismo, sin respetar trayectorias o idoneidad profesional, algo que está afectando la conducción de la lucha Covid-19.

Otros problemas que se han evidenciado es la intromisión politiquera en decisiones que deberían ser estrictamente técnicas basadas en protocolos de salud, y de control epidemiológico. Se manifiestan en campañas populistas de reparto de medicamentos cuya eficacia no está probada, y peor aún generando concentraciones de personas. Además se expresan en la asignación de recursos según el bolsón electoral que representan las provincias. Además la Contraloría y el Ministerio Público vienen investigando corrupción ligada a ciertos gobiernos regionales, en las adquisiciones. Así de mal estamos.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected] y síguenos en @UNDiario