Chepén  |  

Posesión de Municiones de Guerra Implica Mínimo 10 Años de Cárcel

Municiones Chacales Goku Hostal Taboo Chepen

En la audiencia celebrada el lunes 8 de junio, por el caso que involucra a Francis Paul Abanto Cubas y a otros tres hombres intervenidos en el Hostal Taboo, el juez Wilson Manayalle Sánchez hizo varias precisiones y resaltó gravedad de los hechos que se investigan por el presunto delito de Tenencia Ilegal de Armas de Fuego.

Precisó que el requerimiento fiscal de prisión preventiva por 9 meses se sustentaba en que supuestamente los cuatro investigados habrían estado en posesión de las municiones de guerra incautadas en el hostal y en un vehículo.

Para el juez, la fiscal solo pudo acreditar la presunta responsabilidad de Cayetano Cabrera, detenido en la habitación 9 del Hostal Taboo con municiones de guerra. Así como la presunta responsabilidad de Abanto Cubas, considerado posesionario del BMW placa B6C 163 donde se incautó municiones de guerra y otros artefactos.

Esto no exime a los otros dos imputados, Alex Joel Salazar Quispe y Wilder Alberto Fabián Vargas, que cumplen comparecencia con restricciones.

Otra precisión que hizo el juez es la gravedad del delito que se investiga, Tenencia Ilegal de Armas de Fuego, en lo referente a posesión de municiones de guerra, lo que está absolutamente prohibido para los civiles, y que se enmarca en el artículo 279 A, segundo párrafo del Código Penal.

El juez Manayalle se refirió a las consideraciones legales para dictar la prisión preventiva contra Abanto Cubas y Cayetano Cabrera, como son la evidencia de que se ha cometido el ilícito, los peligros de fuga o de obstaculización, la prognosis de pena, entre otros.

“La fiscal con bastante deficiencia ha tratado de involucrar a los investigados hechos de coautoría de tenencia compartida; sin embargo no ha logrado esa acreditación; (acreditar) que todos tienen esa tenencia compartida”, precisó. Explicó que la “tenencia compartida” se aplica cuando existiendo una sola arma (y/o municiones), todos los involucrados tienen la posibilidad de acceder a ella.

Resaltó que Cayetano Cabrera reconoció “que conoce a su otro coprocesado al señor que conoce como el tal Gokú, y enseña fotografía e indica el número de contacto 943250367 que es el número de uno de los procesados en este caso, Francis Paul Abanto Cubas. Los otros han dicho que no conocían a Abanto, esto se establece en el acta policial firmada por efectivos de la comisaría de Chepén”.

El juez dijo: Lo cierto y concreto es que ha habido inmediatez temporal y personal, al señor Cayetano Cabrera lo encontraron con municiones e indicó que había coordinado con Gokú para venir a Chepén. Tenemos acta de registro domiciliario e incautación a Cayetano Cabrera lo encuentran en hospedaje Taboo habitación 9, con presencia de policías, encuentran con maletín color negro en el piso y en su interior encuentran bolsa plástica transparente que contenía 75 municiones de armamento de guerra de largo alcance fusil sin percutir () sin embargo considero que el cuestionamiento de la defensa no invalida el acto de incautación.

Añadió cuentan con fotografías, acta de intervención, acta de incautación, acta de lacrado y acta de que municiones están operativas.

Tenemos que el investigado “ha dicho que vino para un trabajo y que dijo que llama al jefe, al tal Gokú, que le iba a dar trabajo en el municipio”, manifestó el juez en la audiencia.

Resaltó que los hombres llegan supuestamente a trabajar pero terminan hospedados y con atenciones, lo que no responde al sentido común; “venga, lo trasladen, lo recojan y luego lo lleven al hospedaje, al hotel donde le paguen servicios y donde además le den condiciones que tenía y que él mismo ha reconocido, y que sencillamente él lo hacía porque estaba buscando trabajo, eso realmente no es creíble”.

“Igualmente sucede con demás coprocesados Salazar Quispe y Fabián Vargas, pero en contra de ellos no existe elementos por parte de la representante del MP que permitan concluir que efectivamente formaban parte de la tenencia compartida. Hay indicio que estaban juntos pero ese indicio no lleva a sospecha grave”, opinó.

LO QUE ENCONTRARON EN BMW

Al referirse a Abanto Cubas manifestó que según el acta de registro vehicular del BMW estacionado en la cochera del Taboo, se encuentran 5 municiones calibre 7.62 x 39, serie 61-92 (consideradas municiones de guerra), un casquillo percutido, 2 cartuchos metálicos de balines, 3 cápsulas de CO2 color plata de 12 gramos, 2 tambores de balines color negro abastecido, entre otros objetos.

Si bien es cierto Abanto Cubas no se encontraba en el hostal ni en el vehículo, el juez toma en cuenta que Cayetano Cabrera “al momento de ser intervenido da número del señor Gokú y dice que con él ha estado coordinando”. A ello se suma la declaración del dueño del hotel, José Guillermo Hernández Campos, quien indicó que Abanto Cubas guarda su vehículo en la cochera del hostal.

Manifestando además que es su vecino, lo conoce, porque “vive a cuadra y media del hostal con su mamá, que es la alcaldesa de Chepén”.

El juez resaltó que Hernández reconoce que en la intervención se comunica con Abanto Cubas a través de Juan Carlos Saavedra Mostacero y éste le entregó llave del vehículo.

El abogado defensor de los cuatro investigados, Juan Antonio Alvarado Espinoza, corroboró -en la audiencia- que Abanto Cubas envió las llaves del vehículo voluntariamente.

Otro aspecto que se dio a conocer en la audiencia y que tuvo en cuenta el juez es que el Soat encontrado en dicho vehículo está a nombre de Francis Paul Abanto Cubas.

El juez resaltó que Abanto Cubas tenía en posesión el vehículo y que en ese vehículo se encontraron “municiones (...) y hay elementos de convicción de grave sospecha en cuanto a los otros dos procesados Salazar Quispe y Fabián Vargas, (pero) la fiscal no ha presentado teoría ordenada, ni elementos de convicción, ni indicios para probar la tenencia compartida de municiones”.

Otro hecho relevante para el juez es que se acreditó que cuando Saavedra Mostacero y Hernández Campos se comunican con Abanto Cubas lo hacen al número 943250367 que es el mismo número que Cayetano Cabrera muestra como el número de Gokú.

GRAVE DELITO Y GRAVE DAÑO SOCIAL

Respecto al delito que se investiga, el juez precisó que se enmarca en el artículo 279 A que es para uso de armas o municiones de guerra; y que no existe posibilidad alguna de que los civiles tengan autorización para portar dicho armamento; recalcó que la pena mínima es de 10 años de prisión, sin posibilidad de atenuante.

El juez en su sustentación se refirió a la magnitud del daño ocasionado.

Es un delito de peligro abstracto que genera daño a la sociedad, temor, más en la sociedad en que vivimos, en una ciudad como Chepén, donde reina el tema de sicariato; y ningún operador de Derecho puede ser indiferente, con municiones de fusil, de guerra, ha generado estado de zozobra y daño; definitivamente distinto de quien tiene municiones de uso civil sin autorización. Se debe tomar en cuenta daño causado, manifestó el juez.

Otro hecho que tuvo en cuenta el juez fue el comportamiento de Cayetano Cabrera y de Abanto Cubas. Del primero dijo que trató de evadir a la justicia y se causó lesiones en ese intento de escapar por la ventana de la habitación. Asimismo dijo que tenía dos procesos archivados por violación sexual y uno en investigación preliminar por lesiones leves.

De Abanto Cubas manifestó que ha presentado documento que acredita que es beneficiario de la donación de un terreno, que tiene como familia a su madre, pero no se ha acreditado que ella dependa de Abanto.

Añadió que “no ha acreditado que tenga trabajo conocido; tiene profesión es cierto, ha presentado título; pero no ha indicado en qué trabaja, ha presentado un contrato, pero ese contrato que se supone es de trabajo, está en blanco no está firmado por nadie”. A ello sumó la gravedad de los hechos y la actitud de Abanto que no se había puesto a derecho y no se presentó a la audiencia, a pesar de haber sido citado por su despacho.

Advirtió que Abanto Cubas “tiene nivel de influencia que sí podría poner en riesgo la investigación”. El juez sustentó ello en que el dueño del hostal “intentó ya obstruir las acciones de la justicia pero no lo hizo por voluntad” cuando sacó cosas del BMW y trató de ocultarlas. Además dijo que se debe considerar declaración de coprocesados que manifestaron “que el alcalde, entre comillas el jefe, les iba a dar trabajo en la municipalidad, el tal Gokú. Tiene nivel de influencia capaz de poner en riesgo la investigación”.

“Si a eso aunamos que no tiene trabajo conocido que esté debidamente acreditado, que su señora madre dependa de él, la magnitud de la pena, la magnitud del daño causado, que no se ha puesto a derecho, ni el día de hoy, obviamente tiene toda la libertad, pero (no hay) sometimiento a la autoridad. Mi juzgado sí lo ha citado y no se ha hecho presente, aunado a eso, el nivel de influencia que tiene en coprocesados y en otros testigos considero que existe peligro procesal, peligro de mantener oculto en esta provincia o en el país, y existe peligro de obstaculización”.

Respecto a la proporcionalidad de la medida de prisión preventiva el juez manifestó que si bien es cierto, los penales están hacinados y se vive una estado de emergencia, se tiene que Cayetano Cabrera llegó desde Trujillo pese a no tener un pase de trabajo. “Ha indicado que venía por un tema de que le ofrecían trabajo, pero si le ofrecía trabajo la municipalidad, lo correcto era llegar a la municipalidad, nadie viene a hospedarse en estado de emergencia”.

También dejó sentado que “han eludido normas de inamovilidad y aislamiento social obligatorio” y que “se advierte de su comportamiento que no se garantiza porque no están obedeciendo normas de estado y aislamiento, se transportan de una provincia a otra provincia y lo hacen con una facilidad que lleva a concluir que con solo dictado de reglas de conducta no lleva a que obedezcan disposiciones del despacho judicial”.

A la fiscal le dijo que debe tener en cuenta que el plazo de prisión preventiva por 9 meses es para que cumpla con el proceso que implica llevar a juicio oral a los investigados.

“Hay varias cosas que fiscal hasta el momento no ha investigado. Sin embargo lo cierto y concreto es que por delito de tenencia y municiones de armas de guerra, la fiscal tiene que agotar de manera rápida lo que le queda y pronunciarse ya sea concluir su investigación preparatoria y si salen otros elementos hará acumulacion de la carpeta porque advierto los imputados no pueden pagar inoperancia, ineficiencia de operadores de justicia”.

Abanto se encuentra prófugo de la justicia.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected] y síguenos en @UNDiario