Incendios en Australia


Lo que viene ocurriendo en Australia parece extraído de una película de terror. De esas que inundan las pantallas de los televisores y las salas de cine. Es un escenario de horror que nos demuestra cuán graves son las consecuencias del cambio climático tema al que varios países, incluso del primer mundo, se resisten a reconocer.

Es un siniestro de tal magnitud que el humo se ha extendido hasta los países vecinos de Uruguay, Argentina y Chile. Bomberos de Estados Unidos, Canadá, Nueva Zelanda y otros países del mundo han acudido a la zona siniestrada para ofrecer su apoyo. Sin embargo, las llamas se extienden en forma incontrolable. Es casi imposible pensar en que las cosas mejoren en esta semana. Las condiciones metereológicas de los próximos días no son nada halagüeñas.

Por el contrario, debido a la dirección de los vientos, dos focos de incendio se fusionaron la semana pasada al sur de las Montañas Snowy dando lugar a lo que se ha considerado un megaincendio. No es el único. Esto hace temer que las llamas se vuelvan incontrolables y continúen con la destrucción de cientos de miles de hectáreas de zonas boscosas. A la semana pasada se había calculado en 600 mil hectáreas (6 mil kilómetros cuadrados) el área en poder del fuego.

Australia padece desde hace 3 años una sequía sin precedentes. La falta de lluvias, el intenso calor y los fuertes vientos están considerados entre los factores que han contribuido a desatar este infierno que ya destruyó cientos de miles de hectáreas, sin que pueda hacerse un estimado de cuál sería el área total que alcance este letal infierno.

Debe tenerse en cuenta que no solo se trata de la destrucción forestal sino, además, de la muerte de millones de especies animales entre ellos los conocidos y preciados koalas que abundan ese país habiendo muerto ya varios de cientos de miles de esos ejemplares. Posiblemente la cifra supere el millón o más.

Perú es, también, un país con gran cantidad de área forestal, particularmente en la selva donde también se han registrado, anteriormente, incendios forestales provocados por manos criminales dedicadas a la minería ilegal o al narcotráfico. No les importa la exposición en la que ponen a nuestro país con tal de ganar áreas para negocios ilícitos.

Este lamentable y trágico episodio que sacude no solo a Australia sino que ha despertado solidaridad mundial debe servirnos para luchar contra los depredadores de nuestra amazonía.

Reflexionemos sobre la importancia que tiene el ser firmes en la lucha contra la deforestación pues acelera la destrucción del planeta .

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected] y síguenos en @UNDiario