Pacasmayo  |  

Pacasmayo No Pudo Satisfacer Demanda de Servicio en Muelle

Pesca 2


El miércoles 4 de diciembre, el viejo muelle de Pacasmayo volvió a vivir una considerable agitación y no fue por el mar embravecido. Una verdadera feria se vivió con la llegada inusual de varias embarcaciones cargadas de lisa. El movimiento en el muelle recordó a los pescadores que las gestiones para lograr que se construya el nuevo DPA no pueden detenerse.

El muelle antiguo y el aparato logístico de la actividad pesquera artesanal a duras penas pudo atender la llegada de más de una docena de embarcaciones que descargaron durante todo el día al menos 49 toneladas de lisa.

Se volvió a ver un frenético movimiento de tricicleros, jaladores, desamarradores, chalaneros, generando un movimiento económico sorprendente, más allá del usual movimiento que garantiza sostenibilidad a la inversión en un nuevo DPA.

Desde las 12 del día del miércoles, las embarcaciones llegaron con cargas de entre 3 y 4 toneladas de capacidad de bodega. Con la precaria condición que tiene el muelle, se tuvo que coordinar la salida escalonada de la carga. Los pescadores provenientes de Puerto Eten, Malabrigo, Puerto Morín y Pacasmayo, habían capturado lisa de un tamaño grande, de más de 34 cm de longitud.

Cinthya Vásquez Ruiz, bióloga marina de Imarpe, explicó que un considerable cardumen de lisa se movió entre la zona norte de Chérrepe y Puerto Morín entre el 3 y 5 de diciembre. Esto fue aprovechado por los pescadores artesanales que llenaron sus redes.

Según pudo informarse, el día 4, antes del mediodía, los pescadores habrían capturado la lisa entre Chérrepe y la playa La Barranca. Las primeras horas de la tarde del 4, el cardumen se habría movido hacia Pacasmayo, frente al muelle. A las 4 de la tarde estaría frente a El Faro, y al anochecer y hasta las primeras horas de la noche en Puémape.

Un súbito ascenso de la temperatura en el mar norteño de 15 a 18 grados el día 22 de noviembre sería una de las varias condiciones que habrían impulsado la movilización del recurso hidrobiológico.

El 4 de diciembre, durante todo el día llegaron las lanchas y descargaban el pescado. Unas 11 embarcaciones de Puerto Morín, 1 de Malabrigo, 1 de Puerto Éten y otro tanto pacasmayinas, requerían los servicios de chalaneros, jaladores, desamarradores y tricicleros, pero estos no se daban abasto.

Algunos pescadores de Puerto Morín, los más numerosos, se habrían lamentado de desembarcar en Pacasmayo debido a la insuficiente capacidad logística para las tareas.

Debido a que el muelle está bastante deteriorado, no se podía acumular cubetas en la plataforma como sí lo hacen en el muelle de Puerto Morín. En ese muelle las cubetas se colocan sobre la plataforma de concreto y la comercialización se realiza directamente, aligerando los procesos y permitiendo a los pescadores volver lo más pronto posible al mar en persecución del cardumen que se mueve cada minuto.

La permanentemente requerida infraestructura para la pesca artesanal es un activo que sigue esperando ser explotado al máximo en la provincia de Pacasmayo con la construcción del nuevo DPA.

El 4 de diciembre llegaron al menos 49 toneladas que equivaldrían a aproximadamente 165 cargas de triciclo, es decir unos S/ 825 en un día. Los jaladores habrían movido 1,650 cajas, a S/ 2 por caja, es decir algo de S/ 3,266.

En las tareas en el frigorífico pesquero es otro movimiento económico adicional. En cuanto a la comercialización de la lisa, se tiene que los aproximadamente 49,000 kilos pescados solo el 4 de diciembre, habrían arrojado una ganancia bruta superior a los S/ 58,800.

Esta circunstancial situación mantiene alerta a los pescadores pacasmayinos tras el objetivo principal que tienen de lograr que el DPA se ejecute empezando con el expediente técnico y seguidamente la construcción, en el más breve plazo.

El coordinador sectorial de Pacasmayo del Produce, Eduardo Burgos Delgado, lanzó un llamado de atención urgente hace algunos días, luego de que Fondepes anunciara que no podrá continuar con la elaboración del expediente técnico si no se facilita la certificación ambiental. Para esto es imprescindible dejar de arrojar los desagües al mar, como lo está haciendo la Municipalidad Distrital de Pacasmayo. También se solicitó que se promuevan inmediatamente las acciones para reubicar el camal, pues el vertimiento de los residuos orgánicos del beneficio de los animales es otra barrera para la certificación ambiental.

“Si no se resuelven los vertimientos de desagües de la ciudad y residuos del camal al mar, vamos a perder el DPA”, dijo Burgos Delgado. El funcionario no exagera.

Actualmente, el vertimiento del desagüe de la ciudad continúa bloqueando la posibilidad de que se genere el expediente técnico. Por otro lado, sigue sin realizarse segunda convocatoria del proceso de selección para la elaboración del expediente técnico. El primer concurso se declaró desierto luego de que un postor advirtiera infracciones a la ley de contrataciones del Estado.

Pesca De Lisa

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected] y síguenos en @UNDiario