La Caída de Villanueva

Los políticos continúan convertidos en insumo de la noticia. Pero por hechos vergonzosos, deplorables propios de la peor ralea humana: los delincuentes. Eso hemos venido descubriendo y comprobando desde las revelaciones del escándalo del caso Lava Jato. No han cesado sino que han continuado.

Es doloroso decirlo pero hay que hacerlo con la esperanza de que la racha agobiante y extenuante que nos sacude termine cuanto antes y podamos comenzar una nueva etapa en la que se impongan la honradez, honestidad, culto por la verdad, solidaridad y los valores éticos y morales a las personas de bien.

Los que sembraron el camino del país con una corrupción enraizada en lo más profundo de nuestra humanidad deben ser sepultados para siempre pero no olvidados. Hay que recordarlos para exhibirlos como piezas de museo de que hubo una clase política que corrompió y sembró la avaricia y el saqueo de los bienes públicos. Eso jamás debemos olvidar.

La etapa que estamos soportando no solamente es la herencia de partidos que nos han gobernado no solamente en el nivel del gobierno nacional sino también de los subgobiernos, es decir el plano regional y municipal. Todo lo han dejado contaminado y podrido. No solamente robaron ellos, los gobernantes, sino que tuvieron seguidores y/o cómplices que han seguido sus pasos y han desparramado el virus de la corrupción y no será fácil extirparlo.

Uno de los casos más recientes alcanza al expremier del gobierno del Presidente Martín Vizcarra y del ex Presidente Ollanta Humala Tasso. Nos referimos a César Villanueva Arévalo de cuyo “jale” se preciaba el líder de APP, César Acuña Peralta. Villanueva tenía perspectivas políticas muy prometedoras por su supuesta 'buena' gestión en el Gobierno Regional de San Martín.

Sin embargo al fin se ha revelado que ejerciendo el gobierno de su región también habría incurrido en actos de corrupción. Este caso es distinto del que lo mantuvo con detención preliminar, en la sede de la Prefectura, investigado por tráfico de influencias y patrocinio ilegal.

En el caso primigenio, el fiscal Germán Juárez acaba de solicitar que el Poder Judicial dicte 18 meses de prisión preventiva contra César Villanueva, investigado porque habría recibido 320 mil dólares de Odebrecht para que esta empresa se "adjudique" la construcción de la carretera San José de Sisa.

Villanueva -tal como lo vienen haciendo otros acusados e investigados- ha negado los cargos. Pero hay muchos hechos en su contra. Este nuevo episodio de corrupción debe ser referente para no perder de vista a nuestros gobernantes y más bien a esmerar la fiscalización y frenarla en seco denunciando las irregularidades que advirtamos en la actuación de ellos o de sus funcionarios.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected] y síguenos en @UNDiario