Guadalupe  |  

Con Inscripción Judicial en Mano, Defiende Propiedad de la que se le Pretende Desalojar

Mdg Devuelve Local A Testamenteria



La ciudadana Roxana Olórtiga Indalez, residente en Calle Ayacucho 276 de esta ciudad, se ha pronunciado públicamente como propietaria del inmueble que habita y que ha sido incluida como materia de una demanda de mejor derecho de propiedad entre la sucesión de Alfonso Figuerola Arana y la Municipalidad Distrital de Guadalupe.

Etna Nelly Figuerola Salcedo, representante de la Sucesión Figuerola Arana, obtuvo sentencia favorable para que la MDG entregue el bien mobiliario de 1,030 m2. La entrega del terreno demoró algunos meses pero finalmente se ejecutaría en los próximos días, pese a que Olórtiga Indalez mantiene una inscripción judicial y no se le ha citado nunca como parte del proceso.

Recientemente, la Ronda Comunal del Centro Histórico de Guadalupe, una de las instituciones que ocupaba el predio, abandonó el lugar haciendo de conocimiento al alcalde Benjamín Banda Abanto del hecho, argumentando “no queremos ser o estar inmersos en menesteres de esta naturaleza…”.

Roxana Olórtiga Indalez, que junto a los ronderos y los conductores del local nocturno denominado “Mama Pancha”, son los que ocupaban y ocupan el local de 1,030 m2. Consideró que la única propietaria del predio era la MDG pues cuenta con derecho registral desde 1993. Luego de 10 años, esa propiedad debe consagrarse como municipal y la MDG defenderla, dijo Olórtiga Indalez, cuestionando el desempeño de la defensa de la MDG.

La denunciante señaló que el propietario original fue el señor Eulogio Horna. Cuando la MDG recibe el predio, Olórtiga explica, “aquí se está queriendo vulnerar mi derecho a la defensa, queriendo desalojarme de mi propiedad. Por qué digo mi propiedad. Yo tengo título de escritura pública judicial de un proceso ganado a la MDG que ha durado 4 años y medio. Este proceso inició el año 2012 y terminó 2016”, dijo Olórtiga Indalez.

Añadió que “estaba tratando de formalizar porque mi madre compró a la MDG en 1997, cuando el Ministerio de Vivienda le autoriza a la MDG… Yo demando a la municipalidad para que me formalice, porque la señora Lourdes Plasencia en aquella época era alcaldesa y emite un desalojo. Se encuentra que era propietaria y no precaria”.

Luego de ese proceso en el que se defiende de la MDG y se mantiene en el lugar es que nota una sospechosa pasividad en la municipalidad, denunció ante la prensa.

“En gestiones 2012 y siguientes nadie ha defendido a la MDG. Este año yo apelo la sentencia de la jueza Ramírez Pezo y la declaran nula. Y devuelven el expediente y para que formalice y se me otorgue escritura pública. Me ha demorado en el juez Cosamalón y no quiso extender mi escritura pública. Solo tenía que mandarla a un notario. Yo la gané en el 2016 y recién he podido inscribir en el 2019 con la sentencia Judicial”.

Para Olórtiga resulta extraño que la sucesión Figuerola Arana logre relativamente fácil y en un año una sentencia sobre un predio que tenía más de 10 años inscrito a favor de la municipalidad.

También cuestionó que ninguno de los procuradores, desde el año 2012, hayan accionado a favor de la MDG.

“Se han quedado callados. La procuradora Verenice Quilcate dice, a mi no me notificaron. La dejaron bajo puerta y una serie de argumentos… No sé qué pasa con el señor alcalde. En el mes de enero ellos (MDG) podían pronunciarse. No presentaron demanda por cosa juzgada fraudulenta. No hicieron nada”.

Añade que se enteró de todas las incidencias de la intención de recuperar el local por parte de la sucesión Figuerola cuando se publica en el Diario Últimas Noticias. “Aparece que se está emitiendo un desalojo, todo un circo… Digo, el señor alcalde qué ha realizado, o el procurador, ¿alguna investigación sobre el caso? …Han perdido tan fácil. Se ha despojado a la municipalidad de una propiedad que le pertenece al pueblo.”

Olórtiga Indalez cuestiona que se realice el desalojo sin haberme emplazado, pues cuenta con una inscripción judicial. Reclama que la jueza Victoria Ramírez Pezo haya actuado diligentemente con todas las acciones que correspondían favorecer al demandante, pese a que supuestamente conoce su caso pues una Sala anuló su sentencia y se dispuso la inscripción judicial.

“Da orden de desalojo, y desconoce mi derecho que está en el mismo juzgado. A ella le anularon mi sentencia. Pero no contesta ninguno de mis pedidos. Tengo una cautelar de no innovar que no ha respondido, dice que no está. Siempre me dilata, me ha tratado mal incluso me ha sacado de su despacho.

Respecto de la actuación de la MDG, Olórtiga Indalez hace más observaciones.

“La señorita Quilcate, como procuradora, formula una denuncia simple cuando debió defender con uñas y dientes. Luego me doy con la sorpresa de que la señorita es familia política del señor Davio (Sánchez), abogado de la familia Figuerola. Por otro lado el señor Wander Mora me dijo que no… que la mafia… y no me dijo más. El no hizo, nada ni ha denunciado”.

La denunciante reclama se respete los 100 metros que adquirió su familia. Otro aspecto que ha cuestionado es que las rondas hayan entregado el local, “calladitos”. “Es algo que da qué pesar”, añadió.

Reclamó por el anuncio de lanzamiento de su propiedad que tiene inscripción registral y el hecho de no haber sido emplazada en la demanda que los Figuerola plantearon a la MDP, una demanda que para Olórtiga Indalez, habría sido un mero trámite coordinado entre los involucrados.

“Es un escándalo terrible. Nadie se ha pronunciado por el caso, de parte de la municipalidad”.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected] y síguenos en @UNDiario