Pacasmayo  |  

Pacasmayo: Desorden También en Cementerio Municipal

2 Cementerio Pacasmayo 27 Nov 2019

Una imparable tugurización del Cementerio General de Pacasmayo está acabando con los últimos espacios que le daban la prestancia como espacio público, destruyendo su delicado aspecto visual.

Se han instalado mausoleos hasta en los pasadizos, destruyendo en algunos casos no solo su original diseño sino imposibilitando en otros la misma transitabilidad que debe asegurarse.

Consultado el historial de la evolución del Cementerio General de Pacasmayo, se pudo conocer que hace más de 10 años, los pasajes y zonas intermedias de los pabellones en la zona antigua, fueron puestos en venta a los ciudadanos de Pacasmayo.

Esta disposición tenía un plano de ubicaciones y se exigía que el uso del espacio era estrictamente la construcción de las tumbas en el subsuelo y en la superficie solamente podía sembrarse gras y colocarse una placa de adecuado tamaño consignado los datos del inhumado.

Lamentablemente esta disposición no se respetó y quienes compraban los espacios no respetaron la disposición y los funcionarios municipales encargados tampoco exigieron que se respete.

Es así que hasta la fecha, la venta de los pasadizos y zonas intermedias en el cementerio se ha seguido produciendo, destruyendo cada vez más el aspecto visual y la segura transitabilidad.

La mañana de ayer, en una visita realizada por el arquitecto Christian Arbaiza Mendoza al cementerio de Pacasmayo, pudo comprobar y sorprenderse del nivel de perjuicio al que ha llegado el cementerio con la venta indiscriminada de los espacios libre y la forma cómo se ha construido y se construye.

Dijo que se ha dañado severamente la visual y en ese sentido hay tumbas a nivel del suelo que a la vista han quedado tapadas por otras que se construyen sobre el nivel. Consideró que este desorden llega a ser una verdadera falta de respeto a las personas que yacen en las tumbas, cuyas zonas han quedado literalmente tapadas por las nuevas construcciones.

Los callejones que han quedado como circulación no tienen más de 1 metro de ancho, haciendo casi imposible que dos personas caminen juntas por las veredas. Esto equivale que en una romería, solo quien oficia el rezo pueda estar de pie frente a la tumba. Los demás tendrían que estar parados obstruyendo la vereda por algunos metros y en otros casos lo esperado es que se terminen trepando sobre las tumbas vecinas.

Pese a haber áreas de expansión, parece ser que las autoridades no apuntan en ese sentido sino caminar siempre en dirección del caos, no solo en la ciudad, ahora cada vez más en el cementerio.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected] y síguenos en @UNDiario