Escarmentar a los Políticos


Los ciudadanos tienen que hacer sentir su indignación en las elecciones del 26 de enero 2020, ejerciendo adecuadamente su voto. Sobre todo luego de que el Pleno del Jurado Nacional de Elecciones anunciara, ayer, que por mayoría decidieron que los miembros del Congreso disuelto sí podrán postular en el próximo proceso.

Esto implica que muchos, probablemente los de peor catadura moral, de los excongresistas estarán en campaña y hasta vuelvan al Parlamento peruano. Bastará esperar a conocer las listas oficiales. El plazo para la inscripción de listas de candidatos vence el próximo 18 de noviembre.

En el caso de La Libertad, en el proceso del 2016, los liberteños eligieron a Daniel Salaverry Villa, Octavio Salazar Miranda, Rosa Bartra Barriga y Luis Yika García, por el partido Fuerza Popular, a Richard Acuña Núñez y a Gloria Montenegro Figueroa, por el partido Alianza Para el Progreso; y a Elías Rodríguez Zavaleta del Partido Aprista Peruano. Los ciudadanos ¿volverían a dar su voto a alguno de estos personajes? A todos se les conoce por su verborrea y participación activa en el parlamento, o por sus silencios, perfil bajo, pero evidente apoyo desplegado.

Salaverry primero dejó el PAP, ahora dejó a los fujimoristas, sin embargo no se puede decir que tenga una trayectoria política destacada. Salazar fue reelegido aunque no tenía brillo alguno. Bartra saltó desde Ancash y aquí se camufló llegando al congreso con los resultados ya conocidos. Yika, salvo su ofrecimiento incumplido para la creación de un nuevo distrito no es mayormente conocido en la zona del Valle Jequetepeque. Los apepistas sí son conocidos pero tendrían que dar cuenta y evidencia de sus logros, porque ninguno destaca por ellos. Mientras que Rodríguez sí ha tenido notoria presencia por nuestros lares, especialmente en la obra inconclusa del Colegio Rázuri, en la del Hospital Pacasmayo, entre otras, aunque igual debe responder por su gestión sobre todo por el colegio que quedó inconcluso.

Estos referentes no crean buenas expectativas para el próximo congreso. El peligro mayor es que no hay ninguna reforma en la organización de los partidos políticos. Estos deberían ser los primeros filtros para llevar a los mejores ciudadanos como representantes de los peruanos. Otro peligro es que los ciudadanos honestos siguen prefiriendo no participar, por las formas como se ejerce la política y los riesgos de ataque que entraña participar en una campaña. Por esto es que corresponde a los electores ejercer su voto con la mayor responsabilidad e información.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected] y síguenos en @UNDiario