No Podía Ser De Otra Manera

Como no podía ser de otro modo, el Pleno del Tribunal Constitucional rechazó, con una votación de 5 a 2, es decir por mayoría, incorporar al abogado Gonzalo Ortiz de Zevallos Olaechea, como magistrado de la máxima institución que vela por la constitucionalidad en nuestro país. En el Pleno celebrado ayer jueves, el TC desestimó el nombramiento. Cinco vocales votaron en contra de la propuesta de lo que queda del Congreso (la Comisión Permanente) y solo dos magistrados votaron a favor de incorporar al controvertido primo hermano del presidente de la Comisión Permanente, Pedro Olaechea Alvarez Calderón,

Esta votación que queda para la historia, registra los votos de José Luis Sardón y Augusto Ferrero a favor de que Gonzalo Ortiz de Zevallos sea incluido como nuevo miembro del Tribunal Constitucional; mientras que Ernesto Blume, Manuel Miranda, Marianella Ledesma, Carlos Ramos y Eloy Espinosa Saldaña se opusieron.

La tesis del disuelto Congreso era dar de baja al doctor Eloy Espinosa -por ser quien tiene la colegiatura menos antiguo entre sus colegas a reemplazar- y reemplazarlo por Ortiz de Zevallos Olaechea. Entre quienes impulsaban esa medida estaban los exlegisladores de Fuerza Popular, Apra, y APP. Felizmente esa iniciativa no prosperó.

Cuando el asunto se vio en una tormentosa y vergonzosa sesión del Congreso -que fue la última- de su funesta gestión- se registraron varias irregularidades que de hecho, invalidaban la decisión que tomase el Legislativo.Hubo hasta un voto fraudulento sin contar que previamente, la elección de los postulantes obedeció a maniobras interesadas para colocar a postulantes que no reunían los mínimos requisitos. Así fue como llegamos a este nuevo y vergonzoso episodio que terminó por colocar como el peor Congreso que hemos tenido en más de dos décadas.

Pese a las últimas pataletas de una mayoría que se resiste a perder sus privilegios y a seguir manipulando para imponerse y considerarse la verdadera fuerza de gobierno, y pese a la enorme campaña de desprestigio internacional, las intenciones de esta malévola alianza han quedado al descubierto. Corresponde al Pueblo Peruano sancionarla como se merecen, no confiando más en ellos.

¿Lo lograremos? Tenemos naturales dudas conociendo del espíritu de nuestro Pueblo tan presto a olvidar, como a “perdonar” a los verdaderos dictadores, así como a los corruptos. Es necesario la formación ciudadana que acompañe la largamente esperada reforma política para mejorar la elección de nuestros representantes y gobernantes. Solo con una reforma se podrá terminar con las opciones mafiosas de quienes venden candidaturas al mejor postor y se frenará a los candidatos oportunistas sin verdadera formación ciudadana ni política.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected] y síguenos en @UNDiario