Capacitación para Gobernar


La denuncia formulada por el ciudadano sampedrano Jaime Mejía Barba ante la Fiscalía Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios de La Libertad, con sede en Trujillo, contra cinco regidores de la Municipalidad Provincial de Pacasmayo - San Pedro de Lloc, por presunto cobro indebido de dieta, debería servir de llamada de atención respecto al papel que cumplen los regidores y el conocimiento que tienen de sus funciones.

El ciudadano pide que se investigue y se proceda a inhabilitar a los supuestos infractores de la Ley 27972, Ley Orgánica de Municipalidades. Los denunciados son los regidores Carmen Aurora Arana Felipe, Miguel Arnulfo Ruiz García, Manuel Elí Quiroz Aguilar, Walter Oswaldo Flores Sánchez, Belly Paola Méndez Malca. Estos regidores participaron, el 14 de marzo de este año, en una sesión de concejo en la que se adoptaron acuerdos que en una sesión posterior quedaron sin efecto porque el pleno declaró nula la sesión. Ello equivale a señalar que no se celebró porque la asamblea la dirigió la regidora Carmen Aurora Arana Felipe, y no la teniente alcaldesa, conforme a ley. Sin embargo, y en esto se sustenta el reclamo de Mejía, los regidores cobraron la dieta que se les asigna.

Al margen de las cuestiones legales que los denunciados aleguen en su defensa, queremos dejar constancia de las razones que nos asisten al cuestionar la presencia de regidores que durante sus intervenciones, denotan un total desconocimiento de la Ley Orgánica de Municipalidades así como de los instrumentos de gestión. Peor, parecen no haber leído ni siquiera el reglamento interno. Van a sesiones y hacen, en no pocas ocasiones, el ridículo. Eso ha ocurrido también en periodos anteriores. Y también hay, los que prefieren pasar todas las sesiones en silencio absoluto, limitándose a votar.

\

Los regidores no se sientan ofendidos por lo que decimos, lo hacemos con la finalidad de que se corrijan. Hay varios jóvenes que acceden a los gobiernos locales y eso es bueno porque son los nuevos rostros que necesitamos para renovar a una clase política caduca que es rechazada por la población; pero tampoco garantiza preparación ni conocimiento del marco legal mínimo para que se desenvuelvan con solvencia.

Por eso es urgente que los partidos políticos no solo convoquen a jóvenes interesados en ser útiles a sus comunidades, sino que deben capacitarlos en herramientas de gestión y en las prácticas de un buen gobierno. También es imprescindible capacitar a funcionarios y trabajadores con la finalidad de garantizar buena y eficiente atención a los administrados porque podrían advertir a tiempo de acciones que posteriormente podrían acarrearles problemas.

Escuchar debe ser una de las cualidades de quienes aspiran a ser políticos que presten valiosos servicios a sus comunidades y no ser los viejos zorros políticos contaminados por la ansia del poder. Con gobernantes y funcionarios honestos y capacitados podemos avanzar y tener mejores sociedades en beneficio de todos. Ojalá y en algún momento nuestras localidades puedan disponer de gobiernos eficientes, transparentes, honestos.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected] y síguenos en @UNDiario