Dinero Hay, Pero No Invierten

Esta vez los gobiernos regionales y locales no podrán alegar que el gobierno no les transfiere dinero para ejecutar obras. El Gobierno actual ha transferido -y sigue haciéndolo- dinero a las municipalidades y a los gobiernos regionales para que ejecuten obras ya sea en educación, salud, caminos, además de gruesos montos de la Reconstrucción Con Cambios. Esto es verificable revisando las normas legales que se publican en el diario El Peruano.

No hablamos solamente de decenas o cientos de miles de soles, sino de presupuestos millonarios para obras de saneamiento, por ejemplo, pavimentación o mejoramiento de pistas, construcción de veredas, etc.

Si algo tienen que reconocer a este Gobierno es su voluntad descentralista y apoyo a las regiones así como a pueblos a los que jamás se les había escuchado y que arrastran decenas de años reclamando ser atendidos en sus necesidades básicas como agua, desagüe,, escuelas, puestos de salud, etc.

No se puede entender, entonces, por qué no se utilizan esos dineros y llegado el fin de año se tiene que devolver esas sumas al Gobierno Central. Nos dirán que se pueden recuperar, que no son cifras perdidas. Cierto. Pero eso significa pérdida de tiempo en la tramitación para que se devuelvan esas cantidades, además de dedicar trabajo de funcionarios y gestiones en recuperar un dinero que ya se tenía. A ello se suma que son presupuestos no pudieron haber dinamizado la economía.

La ministra de Economía y Finanzas, María Antonieta Alva ha informado en una reciente asamblea con alcaldes de todo el país que se transferirá a los gobiernos regionales y locales más de 2 millones de soles en forma directa con el fin de agilizar la transferencia de recursos y evitar que se sigan haciendo gestiones en Lima. Esta es otra manifestación de la voluntad de este Gobierno de facilitarles presupuestos para que ejecuten obras y no lo guarden.

Creemos que parte de la explicación al problema es la falta de personal profesional y técnico suficientemente preparado para trabajar con eficiencia. Eso pasa, a su vez, porque con el alegato de que cada nuevo alcalde tiene facultad de contratar a personal de confianza se prescinde de trabajadores con experiencia. Postulamos a que se estimule al personal honesto al cual debe capacitarse y promover que hagan carrera en la gestión pública.

Tampoco se puede cerrar los ojos y quedan abiertas las sospechas de corrupción en procesos que se pretenden direccionar hacia determinados ganadores, lo que termina también impidiendo que se lleven adelante procesos transparentes y los dineros siguen acumulados en cuentas bancarias sin que se les dé uso.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected] y síguenos en @UNDiario