Pueblo Nuevo  |  

Análisis Forense Determinará Identidad de Persona que fue Asesinada y Calcinada


Se esperan los resultados de los exámenes forenses para confirmar que los restos calcinados hallados en el sector Las Mangas, en el distrito de Pueblo Nuevo, jurisdicción de la provincia de Chepén, pertenecen a José María Arrelucea Armas, de 43 años, desaparecido desde el viernes 6.

De acuerdo a la denuncia pública que hicieron sus familiares, la última vez que vieron con vida a José María fue el viernes 6, a las 6.30 pm, cuando salió en su moto lineal con destino a Guadalupe.

Desde entonces no volvieron a escucharlo ni verlo. Lo llamaron a su celular, pero nadie respondió.

La denuncia por desaparición de Arrelucea fue presentada ante la comisaría de Pueblo Nuevo, adonde pertenece el sector Mariposa, donde residía Arrelucea.

Su sobrina, Paula Martina Terán Vasquez, a través de Ribereña Guadalupe, pidió apoyo para encontrarlo cuando denunciaban su desaparición.

Jose maria Arrelucea armas

RONDEROS HALLAN CUERPO

Ayer, miércoles 11, gracias a la intervención de los ronderos de Catalina y Guanábano se pudo hallar un montículo de paja bajo el cual se encontraba un cuerpo calcinado.

Los familiares de Arrelucea Armas acudieron a los ronderos, estaban desesperados y temiendo que el principal sospechoso escapara.

Los ronderos intervinieron al sospechoso, quien habría terminado confesando y señalando el lugar donde se encontraba el cuerpo. No se ha revelado aún su identidad, aunque según informaron familiares permanece detenido y en custodia de la Policía.

El hallazgo del cuerpo se hizo muy temprano ayer miércoles 11 durante la operación que condujeron los ronderos, a quienes acompañaba Ronald Arrelucea, hermano del desaparecido.

PERITOS LLEGARON AL LUGAR

Alrededor de las 2.30 de la tarde de ayer --con presencia del fiscal José Domingo Rivera Navarro, peritos criminalísticos, y policías-- se cumplió con el levantamiento del cadáver.

Un cuerpo completamente calcinado, que había sido colocado de cúbito ventral, quedó al descubierto debajo de un montón de paja. Por lo que se observó en el lugar, el cuerpo habría sido quemado allí mismo.

Desde muy temprano, cuando los ronderos reportaron el hallazgo, el sitio fue cercado con cinta amarilla para evitar que los curiosos contaminen lo que sería la escena del crimen.

Pese a ello, por la tarde, la gente se reunió alrededor de la cinta, mayormente en el momento del levantamiento del cadáver. Los policías dispusieron que se alejaran, pero la curiosidad popular podía más.

Corresponde a los especialistas forenses determinar cómo fue asesinado, y eventualmente cuándo. Bajo la dirección del fiscal se deberá determinar y probar la responsabilidad del autor o los autores para que sean llevados ante la justicia.

El lugar del hallazgo pertenece al sector Las Mangas, y está ubicado a escasos metros de un camino de tierra, en un sector eminentemente agrícola.

PRIMERO HALLARON MOTO

Cerca de allí fue que se encontró, la mañana del martes 10, la moto lineal color azul y rojo, que pertenecía a Arrelucea Armas, la cual conducía cuando desapareció.

El vehículo fue encontrado por su hermana Santos Arrelucea, y el esposo de ésta, en una construcción de adobes sin techar y aparentemente abandonada. Esta construcción se ubica en el mismo sector Las Mangas.

Los familiares que buscaban a José María desde la noche del viernes 6, hallaron el vehículo de casualidad mientras peinaban la zona.

Aseguran que días atrás, entre domingo y lunes, el vehículo no estaba en ese sitio.

Tras el hallazgo de la moto, reportaron a los serenos de Guadalupe y estos a la comisaría de Pueblo Nuevo.

La familia estaba segura que cerca de la moto podrían encontrar a José María y por eso acudieron a los ronderos, con sus sospechas y los datos que tenían.

Hoy hay un detenido pero corresponde al Ministerio Público agotar las investigaciones para esclarecer completamente el horrendo crimen y dar con todos los responsables.

EXIGEN JUSTICIA

La familia y amigos de Arrelucea Armas exigieron justicia ante el horrendo crimen.

Durante la diligencia del levantamiento del cadáver, se escucharon los llantos de familiares y amigos. Al final de los actos, pidieron reiteradamente y con gritos de dolor: justicia. Y que no se repita.

PRESUNTO ASESINO

El presunto asesino sería un adolescente de 17 años, quien permanecía detenido por la Policía. Fue detenido por los ronderos, quienes hicieron que informara sobre el lugar donde se hallaba el cuerpo que pertenecería a Arrelucea.

El caso pasó a Depincri Chepén.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected] y síguenos en @UNDiario