Guadalupe  |  

Ex Dirigente de Junta de Usuarios Jequetepeque Critica Manejo Institucional

Marcha4

Se han quedado en el tintero algunos aspectos importantes que los mismos usuarios sacaron a relucir en la audiencia convocada por los alcaldes, celebrada el domingo 18, debido a lo que viene sucediendo con la Junta de Usuarios del valle Jequetepeque.

Ante las autoridades del Ministerio de Agricultura, Autoridad Nacional del Agua, Autoridad Administrativa del Agua, Administración Local del Agua, y el Pejeza, los usuarios mostraron su pesar por el momento que atraviesa la Junta de Usuarios, que hace muchos años llegó a convertirse en junta modelo a nivel nacional, y receptora de frecuentes pasantías de dirigentes de otras juntas que buscaban conocer cómo se conducía la junta número 1 del país.

Entre los agricultores presentes fue notoria la participación del expresidente de la comisión de usuarios Guadalupe y expresidente de la Junta de Usuarios Jequetepeque, Juan Barboza Castañeda.

Dio como válida la versión de las autoridades de que la infraestructura no se privatizará. Luego reconoció que el mal momento que pasa la Junta es por sus propios directivos.

"Si hoy está mal manejada es por cuestiones de personas, no son las instituciones las que tienen la culpa, sino esas personas. Sin embargo pregunto, solucionado este problema, ¿va a retornar, o hay la posibilidad de poder manejar la infraestructura mayor? Pregunto porque creemos que Pejeza no va a poder, no tiene la capacidad técnica para manejar el reservorio. La Junta sí la tiene. Lo que pasa es que estamos pasando un mal momento por cuestiones de dirigencia".

A esta preocupación el gerente de operaciones del Pejeza, Carlos Hernández, respondió: "El año 1988, cuando toda la infraestructura mayor se pone en operación con la represa Gallito Ciego, el Proyecto Especial operó la mayor hasta el año 1998, 1999. En esa época en los primeros años de Fujimori sí hubo una tendencia de privatizar servicios y el mantenimiento. Se dio mediante unos arreglos institucionales a la Junta de Usuarios, a través de su empresa Opema, el mantenimiento. El personal técnico que estuvo en el Proyecto Especial pasó a Opema Jequetepeque. La posición actual del Proyecto Especial es rescatar ese personal que hace la operación de la infraestructura hidráulica mayor. La misma capacidad técnica que tuvo antes, la puede recuperar".

Añadió, "la Junta tendría que liquidar a ese personal y Pejeza haría una nueva contratación con ellos. La Junta en su momento liquidó a los trabajadores de Opema y les hizo un nuevo contrato. Cuando liquidan a Opema, liquidó al personal, cortó vínculo, y les hizo nuevo contrato. Igual ahora, la Junta tendrá que liquidar al personal y nosotros haremos un nuevo contrato con el personal. Ya hemos conversado con los trabajadores, les hemos garantizado su trabajo. A ellos les interesa seguir trabajando".

Hernández resaltó que cuando Pejeza asuma, las adquisiciones ya no se harán de manera privada ni oculta como lo ha hecho la Junta. "Se harían a través de las convocatorias del sistema de contrataciones del Estado, para transparentar. Los ingresos de la tarifa no podrán servir para gastos del proyecto, eso es imposible. Los recursos de la tarifa son supervisados y fiscalizados por la Autoridad Nacional del Agua y no podríamos desviar ni un sol de la tarifa para otros gastos sino solo para la operación mantenimiento y desarrollo de la infraestructura mayor."

REMOVER MALOS DIRIGENTES

Barboza Castañeda también se refirió al comentario hecho por el representante de la Autoridad Nacional del Agua, Roberto Suing Cisneros. El funcionario de ANA dijo que la autoridad tenía capacidad sancionadora, pero que era la asamblea general de usuarios de la Junta la que tenía el poder de corregir los asuntos internos.

Barboza replicó: "En la ley de organizaciones agrarias está la falencia. Bien decía el ingeniero Suing, que es la asamblea la máxima autoridad para remover a los directivos. Imagínese, para pedir una asamblea hay que tener el 10% de usuarios hábiles del Valle Jequetepeque. ¿Cuántas firmas hay que sacar? ¿1,500?, ¿2000? Y eso tiene que depurarse. Cuántas quedarán bien... ¡Nunca vamos a poder solicitar una asamblea!".

Agregó, "Y si nos dan pase para la asamblea, para revocar, hay que tener las 2/3 partes de la cantidad de usuarios que somos. Significa tener 5,000 usuarios reunidos para discutir la vacancia de los dirigentes... ¡A dónde!... ¿habrá un local dónde reunirnos?, ¿Podremos entendernos entre los 5 mil, entre la participación de uno y otro? Incluso, para el control de asistencia, qué tiempo va a demorar... Y para discutir el tema... Nunca se va a realizar".

EL LADO ANCHO PARA EL DIRIGENTE

Barboza continuó, "por otro lado, yo como presidente de la junta de usuarios convoco a una asamblea general para aprobar los estados financieros. Basta tener a dos presidentes... o a uno nomás, que su comisión tenga más de 10 mil usuarios para que el presidente de la junta haga la asamblea con el presidente de esa comisión. ¿Por qué?, porque el presidente de la comisión tienen la facultad de representar a todos sus usuarios, y entre los dos aprueban el balance, el manejo económico... ¿está bien eso?

Sin embargo, para remover a los dirigentes debemos tener 5 mil usuarios. Esas son las falencias. Nunca va a suceder".

Dirigiéndose a las autoridades presentes les dijo: "Hoy, hay que sancionar pues. La Junta tiene que ser manejada por gente transparente, con claridad, con convicción. No ir a aprovechar y llevar familiares, incrementar el número de trabajadores en la Junta. Hoy no es sostenible. Son ustedes los que van intervenir con los famosos PAS (Proceso Administrativo Sancionador). Que se eleven de una vez los procesos, que se corrijan de una vez estas anomalías. He sido dirigente de la Junta, he tenido el placer de ser presidente de la Junta de Usuarios, y en ese tiempo se construyó el local; y ese espacio de reuniones se ha convertido en oficinas. No hay a dónde realizar las asambleas. Estaba proyectado hacer un auditorio, lamentablemente ya no se alcanzó a hacer. Quedaba para los dirigentes que venían, pero hoy no tenemos el espacio para reunirnos. Hay ese incremento de gente. Ahora hay que poner señales de tránsito para caminar, porque nos tropezamos con los que trabajan allí".



Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected] y síguenos en @UNDiario