Delicada Situación Que Enfrenta Pacasmayo


La situación económica por la que atraviesa la Municipalidad Distrital de Pacasmayo es bastante crítica, lo cual ha sido reconocido por el alcalde César Milla Manay aunque sin entrar en mayores detalles. Es consecuencia de disposiciones judiciales que buscan garantizar el pago de sumas adeudadas a trabajadores de la División de Saneamiento (DISA) ya retirados y que han demandado el pago de los beneficios que les corresponde.

Recuérdese que los trabajadores de Sedalib que pasaron a depender de la Municipalidad local cuando ésta decidió separarse de la empresa regional, pasaron con el mismo monto de salario y que eran muchos más altos que los servidores municipales, generando una situación difícil.

Similar situación deben atravesar las municipalidades de San Pedro de Lloc y de Guadalupe que junto con la de Pacasmayo optaron también por la separación. En ninguna de las 3 ciudades los servicios de saneamiento se manejan en forma eficiente; y tampoco han mejorado como habían ofrecido los alcaldes que tomaron la decisión del desligamiento de Sedalib. Eran alcaldes: Onteré Giura Alva (San Pedro de Lloc), Víctor Alayo León (Pacasmayo) y Nancy Quiroz de Gueevara (Guadalupe).

La deficiente situación de los servicios se mantiene en los tres distritos pese a que el Estado ha hecho cuantiosas inversiones, que en conjunto bordean los 200 millones de soles. Se ofreció, en los 3 casos, que se tendría agua las 24 horas del día y que los desagües funcionarían mucho mejor, sin los aniegos. Nada de eso se ha cumplido. El agua sigue llegando por horas y sin que la población tenga la seguridad de tener un líquido que pueda consumir con seguridad.

Peor es en Pacasmayo donde el servicio de agua ha empeorado en calidad y en abastecimiento, agravándose en la época de mayor demanda como es el verano.

Se suponía que los servicios se sostendrían con sus propios recursos; pero lo cierto es que en la práctica los ingresos por los servicios de agua y desagüe no son destinados ni siquiera a mantenimientos obligatorios, sino que se usan para otros fines. De allí también varios de los problemas que padecen los usuarios. Y tampoco se conoce con exactitud cifras confiables respecto a usuarios, recaudación, morosidad, ni clandestinaje.

Se entendía que habría sumas suficientes para cubrir los pagos a los que se retiraban al llegar al límite de su edad. No es así. Eso es lo que ha llevado a las demandas y provocado que el Poder Judicial intervenga con las consecuencias que hoy se conocen en Pacasmayo.

Es necesario abordar el origen de la situación actual, derivada de la mala administración de los recursos y el exceso de personal que crece con el ingreso de cada nuevo alcalde. Esta es una verdad que los gobernantes no quieren ver. Critican a sus antecesores por la carga laboral que les dejan. Pero siguen actuando igual y con cada nueva gestión se tiene una mayor burocracia, improductiva e incompetente, en varios casos. Se crean puestos para pagar a quienes los apoyaron para ganar las elecciones.

Es hora que cada alcalde convoque a reuniones públicas para informar de la realidad económica de sus municipios; y en los casos que corresponde informar especialmente sobre el estado real de los servicios de agua y desagüe y su gestión.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected] y síguenos en @UNDiario