Qué Mal Vamos en Seguridad Ciudadana

No debe permitirse que los respectivos informes emitidos por la Gerencia Regional de Control de La Libertad, órgano dependiente de la Contraloría General de la República sobre el deficiente estado del servicio de seguridad ciudadana que se presta a través de las municipalidades de Guadalupe, Pacasmayo, Jequetepeque y San Pedro de Lloc, pasen desapercibidos.

Los informes de Contraloría han sido elevados a las municipalidades, en junio, cuando se hizo la evaluación.

Una de las faltas en que incurren nuestros gobiernos municipales es la ausencia de planes. Reina la improvisación, y no hay forma de que así se aprovechen eficientemente los recursos, lo que se refleja en los pobres resultados.

Otro problema común es el mal estado de los vehículos asignados al servicio, motos, y camionetas malogrados, depositados en talleres, y quién sabe en qué situación real.

En Pacasmayo es una burla que de 15 cámaras del servicio de videovigilancia, solo 2 se encuentren operativas.

San Pedro de Lloc destaca desde el gobierno Aldea, y lamentablemente no ha cambiado, porque “no realiza consultas públicas ordinarias" de seguridad ciudadana.

Cómo vamos a remontar los graves índices de inseguridad, con municipalidades que no hacen buen uso de los recursos económicos, humanos, materiales que tienen asignados. La improvisación con que se conducen lleva a perder el dinero, a engrosar el personal de seguridad con conocidos, para pagar favores, en lugar de personal idóneo.

Es una penosa realidad comprobar que pocos son los logros alcanzados por el programa de Seguridad Ciudadana. En nuestros pueblos campea la comisión de delitos de la más variada naturaleza. Nuestros pueblos antes tranquilos, despertaban alarmados por asaltos violentos. Hoy, estos son crímenes comunes. Los robos al paso son cosa diaria. Maleantes a bordo de motos lineales o mototaxis se han especializado en esa modalidad, por la facilidad que tienen para escapar. Los asaltos a casas comerciales y en algunas viviendas se han generalizado.

Las unidades de seguridad ciudadana surgieron hace varios años, en los gobiernos locales, para apoyar la labor policial, y para ello tienen asignados recursos. Pero se les seguirá dando mal uso si no se exige que se parta de planes.

Según los informes de Contraloría se ha detectado además que los gobiernos municipales "no promueven la creación de redes comunitarias de prevención de la violencia familiar y de género" propiciando "que la población no participe en las acciones de prevención”. Así las cosas no se puede esperar que se trabaje en acciones de prevención, articuladas con áreas de promoción de actividades deportivas, artísticas, culturales a favor de nuestros jóvenes, para evitar que sean captados por las bandas criminales.

Tiene que analizarse la Seguridad Ciudadana a la luz de lo logrado, con la participación de profesionales competentes y de diversos sectores, comparar con otras ciudades e incorporar todo lo que resulte bueno. Nuestras comunidades lo exigen.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected] y síguenos en @UNDiario