Violencia Que Afecta No Solo a la Mujer



No dejaremos de insistir en la necesidad de trabajar en conjunto, y asumiendo cada ciudadano, y cada institución la responsabilidad que le compete en el proceso de transformación que se debe experimentar como sociedad para dejar atrás el machismo, y la violencia que se ejerce en contra de las mujeres.

Ya lo hemos mencionado, pero reiteraremos en que la violencia se ejerce de diversas formas, muchas veces no es percibida como tal o se justifica. Esta violencia es alimentada por una cultura que ha formado hombres con privilegios y con ventajas que no se le reconoce a las mujeres. Mientras que las mujeres sigan siendo pensadas como objetos, como posesiones, los hombres seguirán ejerciendo violencia sobre ellas.

Hay varios casos que deben llamar a la reflexión. La denuncia que formuló una escolar, adolescente, que se desplazaba de su casa al colegio, en el distrito en San José y que fue acosada con frases de connotación sexual por un comerciante. Este sujeto, confiando en la impunidad que rodea al acoso callejero, se atrevió a perseguir a la menor. Felizmente la adolescente acudió a la comisaría, que casualmente se encontraba en su camino y tras el proceso de rigor, el juez de investigación preparatoria de la provincia de Pacasmayo, dictó prisión preventiva contra el denunciado, acogiendo el pedido de la fiscalía.

Lamentablemente estos procesos destacados por la oportuna intervención de las autoridades no son lo común. Existen en investigación dos casos de violación sexual, de padres contra sus hijas biológicas. Las víctimas, según las denuncias, habrían sido violentadas sexualmente por años, y empezó siendo menores de 14 años. Este solo hecho amerita cadena perpetua para los violadores, y por ello, con toda razón las familias exigen celeridad en procesar a los sospechosos para asegurarse de que reciban el castigo que merecen.

Las víctimas denunciantes, y otras víctimas, se decepcionan del sistema de justicia cuando este no actúa con la celeridad que se espera, sobre todo si se ha cumplido con pasar los exámenes de médico legista y entrevista en cámara Gesell, conforme ha dispuesto la autoridad. Las víctimas tienen derecho y es obligación del Estado informar detalladamente sobre el procedimiento que se sigue en su defensa, y no tendrían que estar requiriendo los servicios de abogados privados. No es posible evadir responsabilidades en tema de tan difícil solución y ello implica exigir no solo a los operadores del sistema de justicia, como ha hecho la ministra de la mujer, reclamando que los fiscales actúen con celeridad y eficiencia en los procesos a su cargo.

Es necesario, también, exigir a las municipalidades, alcaldes y regidores, que cumplan con la obligación de crear las respectivas instancias de concertación para erradicar la violencia contra la mujer y los integrantes del grupo familiar, conforme a la Ley 30364. Será un primer y pequeño paso en el trabajo conjunto que tanta falta hace.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected] y síguenos en @UNDiario