No Es El Congreso. Son Estos Congresistas



En el ejercicio de la crítica que todos los ciudadanos tienen derecho a ejercer, respecto a sus gobernantes y representantes electos, es necesario diferenciar hacia donde se enfilan. Y por eso es importante detenerse a analizar que no es el congreso la institución que se repudia, sino a los congresistas elegidos para el período 2016-2021.

Es por el comportamiento abusivo, encubridor, de dudosa catadura moral, que han mostrado especialmente los congresistas fujimoristas, a los que se han aliado otros grupúsculos y oportunistas, que gran parte de los ciudadanos exige la destitución de estos congresistas, al amparo de la propia legislación vigente, con recursos jurídicos plenamente justificados.

Desde que han asumido funciones, cegados por la mayoría abrumadora que les ha otorgado, no el pueblo peruano, sino un sistema político y electoral viciado y nocivo que se aferran en mantener, solo han exhibido el abuso del poder para sus fines particulares y partidarios. Con convenidas alianzas, también para proteger sus fueros personales.

Mientras un grupo de ciudadanos marchaba ayer, exigiendo destituir a estos congresistas, los miembros de la Comisión Permanente del Congreso, que preside Daniel Salaverry, votaban protegiendo al ex fiscal de la Nación, Pedro Gonzalo Chávarry y manteniéndolo en el cargo de fiscal supremo, pese a las múltiples acusaciones constitucionales en su contra y a los hallazgos de la investigación fiscal, que lo involucra en la organización Los Cuellos Blanco del Puerto.

Ayer ha quedado demostrado que la protección a Chávarry será llevada hasta el final por la bancada fujiaprista, y ello ha recordado la vergonzosa posición de la congresista liberteña Rosa Bartra, quien en el chat de la Botika con su grupo sostenía, el año pasado, que sería "temerario" que la bancada se deje "arrinconar" por las críticas por su apoyo al titular del Ministerio Público, en ese momento Chávarry. En ese momento, ella añadía "Corresponde resistir, es un asunto de supervivencia (...)".

Chávarry en su defensa, ayer, además de falsedades como decir que es perseguido por terroristas, ha defendido a Keiko Fujimori y a Alan García, los que precisamente resultaron excluidos en el informe de la comisión LavaJato, que presidió la misma Bartra.

Al final la Comisión Permanente no ratificó la recomendación de denunciar al ex fiscal de la Nación por el presunto delito organización criminal y encubrimiento personal. Sí ratificó que se le acuse por supuesto encubrimiento real. Pero tampoco ratificó recomendar suspender ni poner a disposición de la justicia a Pedro Chávarry, y rechazó su destitución e inhabilitación por 10 años. Los congresistas han blindado nuevamente a Chávarry y no hay forma de que evadan la crítica ciudadana. Estos congresistas no deberían volver al Congreso, y eso depende no solo de la votación popular, sino también de las reformas políticas que se exigen y a las que no están dispuestos a implementar, porque no les conviene. Si estos congresistas fueran desaforados, como la mayoría reclama, se tiene que defender la vigencia y existencia del Congreso como institución. Eso se tiene que tener claro.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected] y síguenos en @UNDiario