Por la Seguridad de Todos



En los últimos días se ha dado a conocer la expulsión de un nuevo grupo de 40 ciudadanos venezolanos que ingresaron al Perú pese a tener antecedentes policiales y que fueron detenidos durante operativos de rutina de la Policía Nacional del Perú. La acción es parte del plan denominado “Migración Segura 2019”. La información ha coincidido con las cifras oficiales respecto a extranjeros en cárceles peruanas y que es importante que sean conocidas.

Según el jefe del Instituto Nacional Penitenciario (Inpe) Carlos Romero actualmente hay 1,810 internos de diferentes nacionalidades extranjeras en diferentes penales del país.

Los colombianos ocupan el primer lugar con 32%, seguido de los venezolanos (15%), mexicanos (13%), ecuatorianos (7%), bolivianos (5%), españoles (3%), chilenos (2%), argentinos (2%) y estadounidenses (2%).

Sin embargo el número de población interna de nacionalidad venezolana, que actualmente es de 335, se ha multiplicado por seis con relación al año 2018, cuando solo eran solo 48.

Otros datos importantes del INPE son que en las cárceles del país había hasta abril último, 335 venezolanos, de los cuales 97 son acusados de robo agravado, mientras que 53 de robo agravado en grado de tentativa, es decir se recuperó lo robado. Sin embargo, según el jefe del INPE, en declaraciones a Andina, del total de presos venezolanos, 268 cumplen prisión preventiva es decir en tanto se realiza el juicio y se determina su responsabilidad; y solo 67 ya han sido sentenciados. Igualmente, 287 son hombres y 48 mujeres.

Mientras que la mayoría de venezolanos está recluido por delitos relacionados a robos y hurtos; los colombianos se encuentran en cárcel principalmente por delitos relacionados al tráfico ilícito de drogas (80%).

Lamentablemente la migración explosiva de ciudadanos venezolanos ha traído diversos problemas y entre ellos la incursión de algunos de ellos en delitos que tienen que ser sancionados como la justicia manda; sin excesos. Y por ello resulta importante el plan "Migración Segura 2019" se cumpla con eficiencia en todo el territorio nacional, y eso es responsabilidad del Ministerio del Interior y de la Policía Nacional, con los reportes que realicen oportunamente las subprefecturas a la Dirección General de Gobierno Interior.

Las provincias de Chepén y Pacasmayo están experimentando una fuerte presencia de migrantes. La mayoría de vecinos está recibiendo con solidaridad y respeto al hermano foráneo, y les está dando la oportunidad de trabajo y alojamiento. Pero es necesario que se garantice tanto la seguridad de los migrantes, como la de los naturales, y eso es una obligación de las autoridades de diversos sectores. Los malos actos de algunos extranjeros no deben afectar la presencia de quienes han llegado en busca de trabajo, de oportunidades y que tienen la posibilidad y el derecho de hallar mejores condiciones de vida, gracias a su propio esfuerzo. Es tarea de nuestras autoridades, insistimos, garantizar la seguridad de los peruanos y de los hermanos extranjeros.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected] y síguenos en @UNDiario