Pacasmayo  |  

Pacasmayo: Más Personal Municipal Pero Igual Hubo Infracción a Ordenanzas

1 Carpas Pacasmayo 2019

Salvo el despliegue permanente del cuerpo del serenazgo en Plaza de Armas y Malecón, la Semana Santa en Pacasmayo se desarrolló igual que en los últimos años, borracheras imparables y fiestas hasta el amanecer que dejaron la sensación de que la ciudad se ha convertido en un destino apetecible para los excesos y el descontrol, a pesar de las leyes vigentes.

La playa estuvo invadida de carpas y aunque está prohibido el acampar por ordenanza municipal, sus consecuencias fueron lamentables. La acumulación de basuras en la playa y malecón provocaron reacciones en los residentes.

Un vecino del malecón, el viernes, no pudo soportar más ver la suciedad que dejaban los acampantes que a voz en cuello les gritaba que se vayan de la ciudad.

El despliegue municipal se esmeró en cubrir la demanda de limpieza en las mañanas y tardes, sin embargo era imposible controlar las malas costumbres de los visitantes pues una vez pasado el personal de recojo de basura, casi instantáneamente aparecían basuras por doquier.

Desde horas de la tarde, el Malecón Grau fue convertido en “chupódromo” con música que retumbaba en todo el paseo público. La congestión de borrachos, la falta de urinarios, y las malas costumbres dejaron penoso cuadro. La bajada al malecón Grau, en la prolongación del jirón Junín se convirtió en un urinario por donde literalmente corrían los orines.

Las peleas generadas por el exceso de ingesta de alcohol se hicieron constantes gracias al quebrantamiento de las ordenanzas que establecen límite al horario de atención al público.

En la parte alta de la ciudad, nuevamente los ciudadanos se quejaron de las fiestas a todo volumen y excesos en los horarios de funcionamiento de los locales. La discoteca Karma, nuevamente fue blanco de quejas por parte de los vecinos, que ni el viernes ni el sábado pudieron dormir debido a que las fiestas se prolongaron hasta las 5.30 de la mañana. Este caso ha sido reiteradamente quejado, pero las autoridades municipales nada han hecho.

La gran afluencia de personas al distrito permitió a los negocios de alojamiento y comidas tener días de ingresos superiores a otras fechas. Aunque sin duda los que más ganaron fueron los comerciantes de alcohol.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected] y síguenos en @UNDiario