Infractores Con Padrino

El pedido de los vecinos de Pacasmayo para que se adopten medidas que hagan cumplir las ordenanzas municipales y leyes nacionales vigentes tiene que ser atendido por las autoridades locales y detener el vergonzoso peloteo de trasladarse responsabilidades a uno y otro despacho, para beneplácito de los infractores.

Conforme venimos documentando desde hace tiempo, mientras que en Trujillo se ve actuación del Ministerio Público, de la Policía, y de la municipalidad, principalmente; en Pacasmayo se ha normalizado la ausencia de intervenciones en lugares nocturnos, a pesar de que infringen con las normas.

Las infracciones en que incurren los conductores de negocios nocturnos son múltiples. En realidad ofrecen servicio de venta de alcohol, como su negocio básico, y lo acompañan con música, comidas, espectáculos diversos, etc. Los locales adoptan diversos nombres: pubs, discotecas, restaurantes, pero su ingreso principal es por la venta de alcohol. Basta ver la cantidad de cajas de cerveza que se movilizan cada fin de semana, especialmente en los feriados largos.

Cada supuesto empresario es libre de elegir a qué quiere dedicarse, siempre que no afecte los derechos de los demás; y los negocios dedicados a la venta de alcohol no tienen derecho a atropellar las leyes, en perjuicio de la mayoría de ciudadanos. Sin embargo incumplen y se burlan del horario de funcionamiento de sus establecimientos, además de que están reclamando que este horario se les amplíe más allá de las 2 de la mañana que es el que rige actualmente (aunque nunca lo respetan). Incumplen además cuando tienen licencia para un giro distinto al que autoriza la venta y consumo de alcohol; cuando permiten el ingreso de menores de edad a espectáculos donde se vende y consume alcohol, y cuando les venden alcohol a estos menores.

Si un fin de semana se hiciera un operativo realmente inopinado, si los corruptos no filtraran información de estos operativos a ciertos negocios, las autoridades encontrarían múltiples infracciones, y probablemente hasta la comisión de delitos como la microcomercialización de drogas. Pero lamentablemente en Pacasmayo no se pasa de las palabras y los ofrecimientos, o de algunas tímidas intervenciones; y de la Fiscalía de Prevención del Delito ni se conoce sus acciones.

Los vecinos sospechan de la presunta complicidad entre funcionarios de confianza del alcalde César Milla Manay y ciertos conductores de negocios nocturnos, lo que levanta más indignación. Que la autoridad municipal cumpla con su labor y haga respetar la Ordenanza Municipal 07-2014-MDP, en defensa del orden, la seguridad y los derechos de los ciudadanos. No se puede seguir permitiendo el abuso de mal llamados empresarios que dicen apostar por el turismo y que pretenden hacer dinero a costa de la seguridad de los vecinos, con instalaciones inadecuadas, ocupando hasta las veredas, calles, operando hasta el día siguiente, vendiendo alcohol a menores de edad. No debe permitirse más infracciones ni burlas a la ley.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected] y síguenos en @UNDiario