Congresistas se Burlan del País


Los congresistas siguen incurriendo en faltas, que deben ser sancionadas. Para intentar disimular su incapacidad cuentan con cinco y más asesores, gozan de personal de seguridad, seguro privado de salud, movilidad y chofer a disposición, entre otras gollerías, pero ni sus mínimas funciones cumplen. A todo ello se suman los famosos viajes al exterior con dinero del Estado, supuestamente para ganar experiencia y aprender lo bueno y aplicarlo en el Perú. Nada redunda a favor del país. Se trata en su mayoría de sujetos llegados a aprovechar el poder político, hacer negocios a favor de sus empresas personales, enriquecerse a costa de los peruanos y del Estado.

El programa periodístico Cuarto Poder ha denunciado que seis congresistas no solo han cobrado pasajes y viáticos por varios miles de dólares, sino que han saqueado las arcas fiscales cobrando gastos de representación local (beneficio que se le da cuando van a sus regiones) pese a que estuvieron en el exterior. Han sido ampayados en esta corrupta maniobra los congresistas fujimoristas Segundo Tapia (segundo vicepresidente del Congreso), Karina Beteta, César Segura, Mario Mantilla, Freddy Sarmiento; y el no agrupado Jorge Castro.

Se tiene que considerar que por una semana de representación, los parlamentarios cobran 2 mil 800 soles; y que los viajes al exterior los realizan con fondos del Estado también. Lo revelado por la prensa es evidentemente un aprovechamiento del cargo, una burla, una falta a sus funciones. Y sin embargo ningún mea culpa han hecho, por el contrario se han encaramado en el cargo, han lanzado acusaciones contra los periodistas; y ya están buscando cómo distraer a la opinión pública, para lo cual Beteta ha salido a acusar a Salaverry de maltrato verbal.

Han tenido la falta de vergüenza de atribuir responsabilidad de lo sucedido a la administración del Congreso. Les pagaron cuando ellos no querían que les paguen por la semana de representación. Es que los señores reciben tanto dinero en su cuenta bancaria que ni se percatan cuando el dinero les llega de una manera malhabida. Porque es malhabido el dinero que obtienen por una semana de representación que no han cumplido.

Basta ya de estos atropellos, estos señores y señoras que se irán en un par de años, están sangrando las arcas del país. Que por lo menos obtengan el repudio y la sanción moral de los ciudadanos; en tanto se intenta exigir que sean investigados y alguna vez sancionados.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected] y síguenos en @UNDiario