JUJ: ¿Con Quién Será su Lealtad?




Es necesario insistir con el tema Junta de Usuarios porque a partir de la Resolución Administrativa 018-2019-ANA-Jequetepeque-Zarumilla/ALA-J, que firma el Administrador Local del Agua Jequetepeque, Javier Soplapuco Torres, se han despertado comprensibles expectativas en un sector de los usuarios, especialmente agricultores; pero también dudas sobre si habrá suficiente decisión en ANA y el Minagri para llevar adelante hasta el final el proceso de limpieza de la Junta de Usuarios del Sector Hidráulico Menor Jequetepeque Clase A.

Las dudas son comprensibles porque no es la primera vez que se ha visto a la institución sumida en grave situación, con peligro para el usuario, y la propia actividad agrícola del valle Jequetepeque, la cual depende en gran medida de la adecuada gestión y buen manejo del agua. Y es aún más justificada la duda porque no es la primera vez que el suspendido Hugo Herminio Quilcate Sánchez, es cuestionado en el ejercicio de la presidencia de la Junta de Usuarios.

Hay además cuestiones importantes que no se deben perder de vista y que los agricultores experimentados y con años de trajinar tienen claro. Hechos como el que el Padrón de Usuarios de la Junta incluye a quienes no cuentan con el derecho de uso de agua, o la millonaria deuda por tarifa de agua generada por usuarios morosos, revelan problemas que se arrastran de años y que deben ser resueltos, con eficiencia pero sobre todo con transparencia.

No se puede atribuir a simple descuido o dejadez los problemas que enfrenta la Junta y por ello la propia autoridad resolvió sancionando a todo el consejo directivo 2017-2020 que presidía Quilcate Sánchez. Así es. En octubre 2018, mediante la RD 2100-2018-ANA-AAA.JZ-V sancionó además de Quilcate Sánchez, a Isolina Esther Vásquez viuda de Valle, Segundo Joel Alvites Castrejón, Manuel Francisco Vargas Vargas, Abelardo Ruiz Honorio, Lucas César Deza Gómez, Ramón Salvador Arias Rodríguez, Valdemaro Terrones Gallardo, José Domingo Nacarino Díaz, Aldo Omar Navarro Sarmiento y Dimas Zumaeta Escobedo. La sanción fue por infringir la Ley 30157 Ley de las Organizaciones de Usuarios de Agua y su reglamento. La conducta en la que incurrieron fue calificada como grave por la autoridad del agua y se les sancionó con multa equivalente a 4.2 UIT que se dispuso paguen solidariamente.

Es pues hora de preguntar, ¿cuál será el comportamiento de quienes habiendo sido sancionados permanecen en cargos directivos? ¿Con quién será su lealtad? ¿Quién manejará la Junta de Usuarios realmente? ¿Será posible devolver el orden, imponer la transparencia? ¿Existe peligro que con otras caras, la institución siga manejada y sumida en el desorden económico-financiero y en el festín del agua?

Los directivos que permanecen al frente de la Junta, los funcionarios y los trabajadores tienen una obligación moral con la institución, con el Valle y con la comunidad. Pero corresponde sobre todo a la autoridad vigilar que las acciones emprendidas no se frustren y que se alcancen los objetivos de devolver al valle una institución sólida, y sobre todo limpia.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected] y síguenos en @UNDiario