Repudiados, Ese Es El Resultado


Se duda, y con toda razón, que la mayoría de miembros del actual Congreso estén dispuestos a algún cambio de conducta que conlleve al cambio de rumbo como institución. Ello porque las primeras declaraciones tras la derrota y repudio que han sufrido en las urnas el domingo 9 de diciembre, han sido de negación. La mayoría fujimorista, y otros congresistas, siguen sin querer entender los resultados del referéndum convocado por el presidente Martín Vizcarra.

Los resultados han sido absolutamente claros. La mayoría de los electores peruanos que acudieron a las urnas, en un porcentaje superior al 80%, ha apoyado la reforma de la administración de justicia; ha apoyado que se regule el financiamiento de las organizaciones políticas; le ha dicho no a la reelección inmediata de los congresistas; y ha rechazado el retorno a la bicameralidad.

Además la votación ha significado un respaldo de los ciudadanos al presidente de la República, Martín Vizcarra, quien encontró en el referéndum la salida para poder dar inicio de las reformas judiciales y políticas que nuestro país exige, en medio de las revelaciones de corrupción que involucran a jueces, empresarios, políticos, por el escándalo Odebrecht y el escándalo Lava Juez o Audios CNM. Una reforma a la que se oponía, y que dificultaba el congreso de mayoría fujimorista. Es por ello que los resultados implican un respaldo para el presidente; y el repudio para los congresistas.

Se escudan los congresistas repudiados por la mayoría de los ciudadanos, en una supuesta campaña en contra del Congreso; nada más falso. Ellos solos, con su comportamiento, con sus abusos desde que llegaron al Legislativo, con sus faltas éticas, con la protección hacia congresistas que deben responder a la justicia, han hecho campaña en su contra, y han confirmado de diferentes formas que no merecen representar a los peruanos; que los peruanos se equivocaron cuando le dieron mayoría a Fuerza Popular, y que son capaces de rectificarse.

No es cierto que la institucionalidad ha perdido, ni que el Congreso ha perdido, como declaró Carlos Tubino. La institucionalidad del Congreso es lo que se va a salvar, al dar esta lección a los congresistas actuales. Porque para que la democracia siga vigente, los ciudadanos tienen que creer en sus instituciones, en su viabilidad, en la justificación de su existencia, pero lo que hacen los congresistas actuales con su desempeño es provocar que las personas pierdan credibilidad en estas instituciones y añoren gobiernos dictatoriales.

Las personas han votado en contra de la mayoría de los congresistas que eligió hace dos años; en una posición de rechazo, en una forma de sanción moral. Los peruanos han demostrado, que unidos, pueden decidir el rumbo del país, apoyar la reforma de la justicia, apoyar la reforma política, y apostar sobre todo por la recuperación de la decencia y la honradez en la esfera pública y privada. El primer paso se ha dado y se debe continuar.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a prensa@undiario.pe y síguenos en @UNDiario