Igualdad y No Violencia Contra Mujeres Para 2019


La Defensoría del Pueblo ha convocado el apoyo ciudadano para su propuesta que plantea que el año 2019 sea denominado "Año de la igualdad y no violencia contra niñas y mujeres", decisión que recae en el Poder Ejecutivo.

Argumenta la Defensoría que, en lo que va del 2018, 5 mil 800 niñas y adolescentes han sido víctimas de violación; y 137 mujeres perdieron la vida en manos de sus parejas. Dice bien la Defensoría cuando recalca que "la indiferencia también es violencia". De allí la importancia de recordarnos, cada día del año 2019, el grave problema pendiente de resolver que nos está costando la vida de las mujeres; y el futuro y posibilidad de desarrollo de todas las mujeres que sufren discriminación o algún tipo de violencia.

Hay sin embargo un asunto delicado en medio de esta situación. En reciente informe, la Defensoría ha recalcado que han debido atender solamente en Lima Metropolitana, y en el año que aún no concluye, más de 300 casos de violencia contra la mujer y los integrantes del grupo familiar, debido a las "dificultades que enfrentan (las víctimas) en busca de protección y justicia". Las víctimas que deben acudir a la Defensoría para que se resguarden sus derechos, lo hacen porque en las comisarías, o en el Ministerio Público, no reciben la atención esperada. Se indica que en las comisarías "se niegan a recibir sus denuncias o no cumplen con ejecutar las medidas de protección". Y "En el caso del Ministerio Público, registran demoras, generalmente, en medicina legal y criminalística pues no cuentan con suficiente personal para realizar las pericias".

Eso pasa en Lima, y ha sido documentado; pero qué pasa en provincias, donde los ciudadanos no tienen una oficina defensorial a la cual recurrir para quejarse por los servicios que debe prestar y garantizar el Estado Peruano. Aunque en provincias, los ciudadanos tienen la oportunidad de recurrir a la Defensoría, mediante la línea de atención gratuita 0800-15170, es necesario reclamar que esta situación cambie y la responsabilidad está directamente en manos de los operadores de justicia.

Es importante tener en cuenta este asunto como referente de lo que ocurre en Lima porque en provincias, el trato no es mejor, lamentablemente. Y porque los casos a veces quedan sepultados, por la burocracia, y porque las víctimas se cansan del mal trato o la indiferencia de los operadores de justicia. Cómo se puede luchar contra la violencia, si los representantes del Estado le fallan a las víctimas.

Es necesario, entre todas las acciones pendientes para acabar con la violencia que sufren las mujeres, insistir en la responsabilidad de los operadores de justicia. Y es necesario seguir insistiendo en que la erradicación de la violencia que afecta a las mujeres tiene que ser una tarea que asuman hombres y mujeres, desde el Estado y desde la organización privada, como un compromiso personal de cada ciudadano y ciudadana. Por ello desde esta sección apoyamos, exigiendo que no quede en simple declaración, sino que impulse acciones, que el 2019 sea denominado "Año de la igualdad y no violencia contra niñas y mujeres".

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a prensa@undiario.pe y síguenos en @UNDiario