Aumento de Feminicidios


Se acaba de conocer el informe sobre feminicidios con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Onudd).

El informe revela que 50 000 mujeres fueron asesinadas por sus parejas, exparejas o algún miembro de su familia en el año 2017, lo que ha llevado a considerar que el hogar se convierte en el lugar más inseguro para las mujeres.

La Onudd clasifica las muertes como "Asesinato de género de mujeres y niñas", a manos -la mayoría de veces- de varones. Estos son pues femicidios provocados por el hecho de ser mujer. Y desde el 2012 a la fecha se han incrementado en 4,17 %.

Los 50 000 asesinatos de mujeres representan el 58% de todos los registrados en el mundo en el año 2017, que fueron 87 000 ; de modo que 137 mujeres murieron cada día a manos de sus parejas, exparejas o familiares; casi seis mujeres asesinadas cada hora.

Angela Me, una de las responsables del informe, ha aseverado que "no hay duda" de que la principal causa de asesinato de mujeres es el hecho de ser mujeres, lo que se conoce como feminicidio. Y añade: "Por eso decimos que el sitio más peligroso para la mujer es el hogar".

Estos crímenes solo ocurren por el abuso del hombre que desarrolla sentimientos socialmente aceptados, pero perjudiciales para la mujer: sentimientos de posesión y celos, principalmente.

Las mujeres son vistas como una posesión, se les deshumaniza; y es nuestra propia sociedad, marcadamente machista, la que alienta esas conductas, pensamientos y sentimientos, que se expresan además en frases y chistes normalizados.

La ONU ha observado el desequilibrio que existe en las relaciones de poder entre mujeres y hombres dentro de la esfera doméstica. En el caso de nuestro país esto persiste a pesar de los avances logrados en los últimos años, con mujeres emprendedoras, trabajando fuera del hogar, e independientes económicamente y un reflejo es el hecho de que por desempeñar las mismas tareas, las mujeres perciben menos remuneración que los varones, y ello se da en el ámbito laboral formal como informal.

La ONU ha destacado que para afrontar el problema es esencial la educación temprana e involucrar a los hombres en el debate; discutiendo conceptos sobre masculinidad, relaciones de género, a fin de poder "transformar el estereotipo de que la mujer está por debajo del hombre". La labor educativa no solo tiene que ocurrir en aulas, bajo la responsabilidad del Estado; también tiene que darse en las familias, como producto de la reflexión por lo que está pasando. A ello debe sumarse que el Estado debe garantizar una prevención eficiente desde los operadores de justicia, especialmente la policía y el Ministerio Público; y el Poder Judicial sancionando como lo ha previsto la ley.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected] y síguenos en @UNDiario