Contra la Corrupción, Todos





Insistiremos en esta sección en que la corrupción tiene que dejar de ser vista como un flagelo que infecta solo el sistema de la administración pública, o estatal. La corrupción está presente en las diferentes instancias, públicas y privadas, y en los diversos niveles, nacional, pero también local.

El caso Odebrecht ha sacudido varios países de la región porque paulatinamente se ha revelado que la empresa y sus consorciadas pagaron millonarias coimas a sucesivos gobiernos, y también a candidatos, para asegurarse no solamente la licitación de voluminosas obras públicas, sino también para que cualquier conflicto les resulte favorable.

La investigación en Perú, por determinadas causas, involucra a los gobiernos de los expresidentes Alejandro Toledo, Alan García, Ollanta Humala y Pedro Pablo Kuczynski. Las coimas alcanzaron el más alto nivel de los gobiernos y todo ello tiene que ser no solo esclarecido, sino sancionado por la justicia.

De qué otra forma puede recuperarse nuestro país, cuando junto a esa corrupción que se intenta descubrir, terminó revelándose el tráfico de las sentencias judiciales a manos de la banda bautizada como "Los Cuellos Blancos del Puerto". Una organización con nexos con los miembros del Consejo Nacional de la Magistratura, y que tenía capturadas fiscalías y juzgados para operar según las coimas que recibían.

Cuántos personajes más, de la peor calaña, siguen enquistados, agazapados, traficando investigaciones y sentencias, desde los puestos públicos de fiscales o jueces. Todos ellos deben ser identificados, y expulsados. El trabajo es arduo y debe ser sostenido, pero también apoyado, y vigilado por la ciudadanía.

El trabajo iniciado en Perú, de alguna manera, ha recibido el respaldo de Naciones Unidas, con la convocatoria -a iniciativa del Perú y Colombia- de una Asamblea General Extraordinaria contra la Corrupción. El objetivo del evento será tomar acciones concretas para prevenir y combatir la corrupción, y fortalecer la cooperación en ese campo.

La reunión está proyectada para el año 2021, justamente cuando se celebrará el bicentenario de la independencia del Perú. La fecha debe ser vista como un reto para lograr avances efectivos.

Por parte de Perú se ha expresado que la cita que se celebrará en New York, busca "un compromiso político contra la corrupción a nivel internacional, así como explorar nuevas y más efectivas formas para combatirla”.

Es hora que estos compromisos se asuman desde las localidades, desde cada distrito y provincia del Perú, más allá de discursos hechos y retórica rimbombante, o poses políticas. Qué acciones implementarán cada uno de los nuevos gobiernos municipales para combatir y prevenir la corrupción. Cuál será su posición frente a las licitaciones amañadas, las coimas, las obras defectuosas, de las que todos tienen algún conocimiento.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected] y síguenos en @UNDiario