Municipalidad Provincial Pacasmayo Atenta Contra Salud de Personas y el Ambiente

Botadero Urbanizacion Amauta San Pedro Mpp 7



El gobierno que preside el alcalde Roland Aldea Huamán en la Municipalidad Provincial de Pacasmayo-San Pedro de Lloc no dejará solo una ciudad capital desordenada, sucia, con jardines de vías públicas abandonadas, y completamente deslucida. Son estos probablemente los males menores, aunque más visibles, de San Pedro de Lloc.

Otros problemas, tienen que ver con la administración municipal misma, desprestigiada y sospechosa de graves hechos de corrupción que vinculan directamente a algunos de los funcionarios de confianza del alcalde, y al mismo Aldea, investigado -por citar solo un caso- por la asignación de lotes municipales en Puémape a favor de sus hijos y familiares.

Son pues varios, graves, y de diverso origen, en los que tienen responsabilidad no solo los gobernantes -alcalde y regidores- sino también funcionarios municipales; pero hoy nos referiremos solo a uno de los problemas.
Uno que han generado y sostienen irresponsablemente desde el gobierno municipal provincial de Pacasmayo y es la contaminación a la que se está exponiendo a la población de la Urbanización Amauta y de la zona conocida como El Algarrobal, debido al enorme basural que ha creado la propia "autoridad municipal".

Los vecinos de la Urbanización Amauta han contado que han llamado reiterada e ingenuamente al servicio de Seguridad Ciudadana de la MPP, para denunciar que vehículos municipales llegaban a abandonar basura en su sector. Por supuesto nunca hubo una intervención, ni una llamada de atención, ni se detuvo este atentado contra la salud pública y contra el ambiente. Hasta llegan a quemar la basura.

Por ello se espera, y se reclama, que sean otras instancias estatales las que actúen.

El botadero está ubicado a menos de una cuadra de las familias de Urbanización Amauta y El Algarrobal; y a solo seis cuadras de la Plaza de Armas de San Pedro de Lloc. Los vecinos todavía recuerdan cuando la basura fue barrida por las aguas del río Chilco, en marzo 2017, y quedó como un manto asqueroso que tuvieron que recoger de su plaza central.
El botadero ha seguido siendo alimentado y después de 18 meses de la inundación, ha vuelto a crecer y contiene hasta bolsas de color verde del supuesto programa de reciclaje de la Municipalidad Provincial de Pacasmayo, lo que también debería ser investigado.

La irresponsable y abusiva actitud del gobierno municipal merece una severa sanción por el botadero que ha generado; porque está usando recursos del Estado para un supuesto programa de reciclaje cuyas bolsas terminan en ese mismo botadero; por atentar contra la salud de las personas y por contaminar el ambiente. Los vecinos con todo derecho y justificación reclaman la intervención del Ministerio del Ambiente y del sector Salud; pero sobre todo del Ministerio Público. ¿Alguna acción de oficio veremos frente a la gravedad de lo que sucede?

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a prensa@undiario.pe y síguenos en @UNDiario