Urge Transformación Desde Ciudadanía


El proceso electoral que está llegando a su etapa final con la emisión del voto este domingo 7 ha revelado diversas condiciones de nuestra sociedad. Es oportuno detenerse en estas reflexiones para asumir conocimiento pleno de los ciudadanos que somos y la forma como constituimos nuestra nación y nos integramos y organizamos en aquello que llamamos Estado.

De un tiempo a esta parte, podría decirse incluso antes de la década de los 90 que fue cuando gobernó Fujimori, la mayoría de los ciudadanos tiene una actitud crítica hacia todo lo que implique política y a los políticos. Fujimori aprovechó precisamente ese descrédito para tomar el poder, con la simpatía popular, para supuestamente "limpiar" las instituciones. Sabemos cómo terminó. Fue una de las épocas más nefastas debido a los actos criminales que se cometieron y el robo a las arcas estatales que se perpetró. Una mafia capturó los distintos poderes, para beneficio particular en contra de los derechos de la mayoría.

A poco de cumplirse 20 años de la recuperación de la democracia, después de sucesivos gobiernos en democracia, los poderes que nos gobiernan y los políticos en quienes delegamos nuestra representación siguen padeciendo del mal de la corrupción. Y más, existen motivos para que todos nuestros recientes presidentes Toledo, García, Humala, Kuczynski sean investigados por el caso de corrupción conocido a nivel mundial como Lava Jato.

Más. El Poder Judicial y el Ministerio Público evidencian que altos funcionarios están comprometidos con actos de corrupción gravísimos. Pero allí están César Hinostroza, aunque separado, y Pedro Gonzalo Chavarry, al frente de la Fiscalía de la Nación, mandando mensajes y haciendo declaraciones como si las cuestiones que se les imputan no tuvieran que ver con el crimen organizado.

Y allí están los miembros del poder legislativo, exhibiendo sus peores credenciales con personajes sentenciados pero protegidos por la inmunidad; actuando a su conveniencia e intentando burlar el control social.

Ahora mismo todos los candidatos están criticando los gobiernos locales que tenemos. Con razón, porque allí también salta la corrupción.

Es cierto que el panorama es desalentador, y por eso mismo es hora de mirar a la corrupción como un problema en el que todos tienen una cuota de responsabilidad. Los ciudadanos también son responsables cuando se apartan de la política, cuando subastan su voto, cuando se contentan con el que "roba pero hace obra", cuando sacan su tajada de coima con empresas o con asesorías fantasma, cuando están esperando que gane su amigo para llevarse parte de la torta.

Los ciudadanos tienen que asumir la responsabilidad de recuperar el poder que han delegado y que ha caído en malas manos. Que el 7 de octubre sea oportunidad de recuperar ese poder y de cederlo a candidatos que merezcan la oportunidad de gobernar. Es urgente una transformación social y este domingo debería marcar el inicio de ese cambio.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a prensa@undiario.pe y síguenos en @UNDiario