La Importancia de Su Voto

Desde todos los equipos de campaña electoral se está en una verdadera lucha por la captura de votos, especialmente de los electores indecisos. La campaña para las Elecciones Regionales y Municipales 2018, prácticamente solo se ha vivido en el último mes. Otra de las características es que el número de los indecisos ha sido más alto que en otros procesos.
En medio de esas condiciones y sucesivas crisis políticas de carácter nacional, por hechos de corrupción, los ciudadanos acudirán a las urnas para elegir a sus gobernantes para el período 2019-2022, los próximos cuatro años.

Según las estadísticas oficiales más de 23 millones de peruanos votarán en 25 regiones, 196 provincias y 1,875 distritos del Perú. Serán elegidos 12,966 gobernantes de consejos regionales y concejos municipales.

Dada la importancia de la decisión de los ciudadanos, diversas instituciones como el JNE, la Contraloría General de la República, la Conferencia Episcopal Peruana, entre otras, han invocado a los ciudadanos acudir a las urnas y emitir un voto con responsabilidad. Ello implica conocer a los candidatos, revisar sus hojas de vida, los planes de gobierno, revisar el entorno cercano de quienes los acompañan en la campaña, así como sus antecedentes como vecinos. Se supone que tras un análisis mínimo se debe poder elegir la opción más adecuada.

El contralor Nelson Shack ha resaltado que gran parte de la corrupción tiene como corresponsables a los ciudadanos. Y es cierto, un gobierno corrupto existe con la complicidad de funcionarios, proveedores y ciudadanos corruptos. De otro forma no hay manera de que las organizaciones operen al margen de la ley, burlando la norma.

El vecino no solo es responsable porque se equivoca al votar, al elegir, como ha ocurrido, por citar un caso reciente, al darle mayoría al partido de Keiko Fujimori, en el Congreso de la República. Es ese uno de los mayores yerros de la democracia peruana reciente y que se constata cada día con el comportamiento no solo abusivo de la mayoría congresal fujimorista, sino con su actitud de espaldas a las demandas justificadas de reforma constitucional y de la justicia.

Las decisiones que se adopten el domingo 7, marcarán los próximos cuatro años y repercutirán en la vida cotidiana de las personas y de nuestras comunidades. No solo se trata de las obras que se requieren, sino del manejo administrativo municipal eficiente, de la lucha contra la corrupción, de denunciar a los funcionarios de las gestiones salientes que se han beneficiado ilegalmente y a costa de los vecinos, de detener el avance de las bandas organizadas que migran de una municipalidad a otra de acuerdo a sus conveniencias, de acabar con el cobro de coimas por gestiones o trámites municipales, de intentar poner fin a los carruseles que han formado constructores y alcaldes, de no permitir más regidores ni consejeros que se aprovechan del cargo para obtener trabajo en el Estado para sus amigos y parientes, o para poner en marcha sus propios negocios como constructores. Todo eso tiene que terminar, pero no será posible con gobernantes de dudosa catadura moral.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a prensa@undiario.pe y síguenos en @UNDiario