Trabajo y Compromiso Pendientes en Turismo

Pacasmayo

Pacasmayo es un venerado santuario para los surfistas. Sus aguas son perfectas para la práctica de la tabla, sin embargo siempre se recomienda intenso adiestramiento para dominar al gigante azul.

E l reciente anuncio desde el sector privado, específicamente de las agencias de viaje, promoviendo la ruta del surf, en la que se ha incluido varias playas liberteñas, entre ellas Pacasmayo y Puémape, merece ser abordado con interés y detenimiento para enriquecer la propuesta, y de ser posible mejorarla, con la participación de los sectores público y privado.

Por lo que ha informado la agencia de noticias Andina, la iniciativa ha nacido en el sector privado, particularmente en Trujillo, y merece ser aplaudida. La ruta del surf no es una invención peruana, existe en otros países como Brasil, Nicaragua, Ecuador, Chile, por citar solo algunos. Cada uno ofrece sus mejores recursos y bondades, así como servicios de calidad.

El objetivo es ofrecer una ruta para visitar en una cantidad determinada de días, con un programa preestablecido. Obviamente el paquete se dirige a un grupo particular de turistas, que no tienen que ser solamente surfistas, pueden ser también familias con hijos adolescentes o niños, amantes de las playas y del deporte. Se pueden considerar incluir fechas especiales con campeonatos y circuitos deportivos preestablecidos, de carácter oficial, como los que ya se cuentan actualmente. De modo que la ruta del surf se renueva a lo largo del año, según determinados intereses del público objetivo.

La única manera de competir con otras playas, incluso siendo Pacasmayo poseedor de la ola más larga del mundo, y Puémape, una playa dueña de hermosa riqueza natural, es haciendo alianza con otras y garantizando servicios de calidad. Y allí vienen las debilidades que no pueden ser consideradas como pendientes solo de las autoridades, sino de todos los sectores productivos y vecinos de Pacasmayo si realmente se aspira a ser una ciudad turística.

Los servicios básicos, como el orden, la limpieza y la seguridad tienen que garantizarse en Pacasmayo, y en cualquier ciudad; pero especialmente si esta se precia de abrir sus puertas a los invitados, a los turistas. Y se tienen que garantizar servicios de calidad para todos, vecinos y visitantes. Esa responsabilidad se tiene que exigir no solo al gobierno local, tiene que demandarse también a los propios actores del sector turismo, que prestan servicios de alimentación, hospedaje, transporte, y otros. Ninguna iniciativa, por buena que sea, podrá prosperar ni mantenerse si no se cuenta con el respaldo, el trabajo coordinado, y el compromiso serio de los responsables directos e indirectos, del sector público y privado. Que esta iniciativa se fortalezca, de manera sostenida, respetando y promoviendo el bien de la comunidad.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a prensa@undiario.pe y síguenos en @UNDiario