San Pedro de Lloc  |  

Dictan Prisión Preventiva contra 5 Involucrados en Robo Agravado y Receptación


Cuatro hombres y una mujer fueron internados en el Penal El Milagro, la tarde de ayer, luego de que el juez de Investigación Preparatoria de San Pedro de Lloc, Luis Alejandro Pérez León hallara fundado el requerimiento de prisión preventiva solicitado por el Ministerio Público contra los imputados por los delitos de robo agravado y receptación agravada.

Los involucrados en los hechos delictivos podrían enfrentar penas que van desde los 6 hasta los 24 años de prisión como mínimo, según su participación en los hechos.

En la audiencia, el fiscal Edgardo Samamé Cortez, expuso los argumentos que sustentaban su pedido de prisión preventiva por 9 meses para que se puedan realizar las etapas siguientes del juicio que pondría varios años bajo sombra a los investigados.

  • Los investigados por robo agravado son:
  • Juan Oscar Daniel Limo Gordillo,
  • Marcial Ubalter Lazaro,
  • Cristian Alexander Bances Nureña
  • Juan André Villena Altamirano.

La investigada por receptación agravada es:

  • Marisol Viena Limo

Todos han resultado involucrados en hechos que se relacionan y que ocurrieron el jueves 20 de setiembre.

LOS HECHOS: PRIMER ATRACO

El jueves 20 de setiembre ocurren dos robos.

El primero, a las 10.10 de la mañana, el mototaxista J.J.A.L.H. se encontraba trabajando en su unidad, cuando en la intersección de las calles Dos de Mayo y José Andrés Rázuri, dos sujetos le solicitaron una carrera a la calle César Vallejo, en el barrio San Andrés. El mototaxista accede y traslada a los sujetos a su destino. Una vez allí le pidieron que espere para que les haga una nueva carrera hacia la plazuela Larco Herrera. Hace el servicio, pero una vez allí al descender de la unidad, uno de los sujetos lo toma por el cuello con un brazo y le pone un cuchillo con el otro, amenazándolo de muerte.

El otro sujeto empezó a rebuscar entre su ropa y le quita el canguro que llevaba con S/ 70 soles y los documentos. Huyen por la calle Dos de Mayo. El agraviado inmediatamente fue a la comisaría de Pacasmayo para sentar denuncia.

En el segundo asalto, las agraviadas son dos enfermeras que participaban en campaña de vacunación.

ATRACO NUMERO 2

El segundo hecho delictivo se perpetra pasadas las 11.30 de la mañana, inmediatamente después de que asaltan al mototaxista. Las agraviadas son dos enfermeras del Hospital Pacasmayo que se encontraban recorriendo la ciudad en una campaña de vacunación casa por casa. Las vacunadoras C.A.E.V. y E.M.R.C. en un descanso de su recorrido, se sientan en una banca de la Plazuela Larco Herrera, cuando dos sujetos con capuchas se acercan y les apuntan con un arma de fuego. A una de ellas le roban un celular Iphone 6 Plus. Los delincuentes, uno de talla regular y otro de baja estatura, fugan por la calle San Martín. Apenas ocurrido el hecho, un mototaxista se acerca a las enfermeras y les pregunta si las habían asaltado. Estas asienten y a iniciativa del transportista salen en búsqueda de los delincuentes. En la búsqueda los ubican en la esquina de las calles Rázuri y Dos de Mayo. Los ven ingresar al domicilio ubicado en Rázuri N° 70 y llaman a la policía. Montan guardia en una vivienda aledaña y esperan la llegada de los agentes. Una vez en el lugar, los efectivos policiales dialogan con la propietaria del inmueble donde se encontraban los delincuentes y luego de 15 minutos, esta accede y los deja ingresar.

De allí son intervenidos y llevados a la comisaría 4 sujetos, con la finalidad de determinar fehacientemente quiénes fueron los asaltantes de las dos enfermeras.

Juzgado Receptacion

TERCER ATRACO

El tercer hecho delictivo, receptación agravada, se le imputa a Marisol Viena Limo (a) “China”. A ella se le halló la tarde del viernes 21 en poder del celular Iphone 6 Plus, robado a una de las enfermeras además de otros teléfonos de dudosa procedencia. El teléfono se le halló en un inmueble en la calle Sarmiento.

ACEPTARON PARTICIPACIÓN

En la audiencia, Juan Oscar Limo Gordillo, Marcial Ubalter Lazaro y Cristhian Alexander Bances Nureña aceptaron haber participado en los hechos. Sin embargo Juan André Villena Altamirano negó responsabilidad.

La defensa de los imputados cuestionó la tipificación del ilícito señalando que se trataba de hurto y no robo agravado por cuanto aseguraban no hubo ni uso de arma blanca, ni arma de fuego en los hechos. El objetivo era lograr, a través de la calificación de hurto, se les procese con esperanza de una pena de 3 años. La pena de robo agravado sanciona con cárcel de no menos de 12 años.

El juzgador desvirtuó la teoría de la defensa pues señaló que tal como no se encontró el celular robado al momento de la intervención, del mismo modo los asaltantes habrían escondido las armas, ya que los agraviados señalan sin duda que hubo armas. Esto, aunque no es vinculante para el caso, se relaciona a por lo menos 20 denuncias de robos con la misma modalidad en el mismo lugar, dijo el juez.

"Mi amigo lo agarró del cuello y yo le rebusqué el canguro, y nos fuimos a casa de mi amigo a seguir tomando”

— Marcial Ubalter Lázaro, investigado.

A esto, el magistrado le añadió lo corroborado en la declaración Marcial Ubalter Lázaro en presencia de su abogado cuando reconoce que con su coimputado Limo Gordillo, fueron autores de la sustracción. En el acta incluso narra cómo tomaron por el cuello al mototaxista, aunque niegan el uso de armas. “Mi amigo lo agarró del cuello y yo le rebusqué el canguro, y nos fuimos a casa de mi amigo a seguir tomando”, repitió el juez la declaración del imputado.

Aunque niegan el uso de armas, “cogotear” y robar a una persona implica el uso de violencia. Más aún si los asaltantes están drogados y alcoholizados, como lo refieren los mismos acusados, dijo el juez. La figura del robo agravado está suficientemente sustentado, añadió.

En el segundo asalto, perpetrado el mismo día contra las vacunadoras, los implicados reconocen haber sustraído el teléfono, aunque aseguran que solo lo tomaron de la banca donde lo había colocado la agraviada, en el momento que se dirigían a comprar cerveza. Los detalles que el juez halló en las declaraciones fueron que al hacerles el registro personal no se les encontró dinero. Entonces, cómo es que se iban a comprar cerveza. Lo que hicieron en realidad fue salir a asaltar a quien se les cruzara para seguir drogándose y beber. Añadió que es insostenible que una persona deje el celular en una banca de manera descuidada con el riesgo de que alguien al paso lo arrebate.

Juez Luis Perez Leon

Las víctimas declararon ante la policía que uno de los sujetos era de baja estatura. Bances Nureña, que dijo que no participó pero que fue hallado en la vivienda intervenida con los otros detenidos, es el único de baja estatura. El mismo Bances Nureña habría señalado que con Marcial Ubalter y Limo salieron a comprar y “observamos a dos víctimas”. Habría hecho de “campana” en el asalto.

Juan André Villena Altamirano sostiene que sus amigos son los que asaltaron, que él no salió. Sin embargo, explicó el juez, una de las agraviadas lo reconoce plenamente. La defensa había sustentado que existía un error en el acta de reconocimiento, sin embargo el juzgador replicó que los abogados no cuestionaron nada y firmaron las actas otorgándoles validez.

INTENTARON FUGAR

Un incidente que hizo notar el juzgador, fue cuando los efectivos policiales retornaban de Trujillo a la División Policial Pacasmayo. Luego de hacer pruebas de absorción atómica a los detenidos, Limo Gordillo y Villena Altamirano intentaron fugar. Ambos se sacaron los grilletes de seguridad y saltaron de la camioneta cuando ingresaba a la base policial. Villena Altamirano fue recapturado frente al Hospital Minsa Pacasmayo, en tanto Limo Gordillo corrió varias cuadras hasta el pasaje Víctor Fajardo, donde fue recapturado.

“Si no hay culpabilidad, si dicen que solo consumían drogas y alcohol, por qué se quitaron los grilletes y huyeron. Si son inocentes no tendrían necesidad de huir. En las actas han reconocido (su participación) y nadie les ha obligado a hacerlo”, dijo el juez.

Investigados

También intentaron desligarse de responsabilidad aduciendo que se decía que los asaltantes vestían unas prendas y se les halló con otras. Al haberse intervenido la vivienda más de 15 minutos después, fácilmente se habrían cambiado la ropa, dijo el magistrado.

El juez invocó a la policía una intervención más diligente en estos casos pues no era necesario pedir autorización a la dueña de la vivienda, ni una orden judicial, ya que la norma prevé que ante la flagrancia del delito o el peligro de perpetración de un ilícito, la policía está amparada para intervenir inmediatamente.

NO HUBO CONFESIÓN

Otro de los aspectos que la defensa de los acusados pretendió usar fue que los implicados habrían confesado su participación, de modo que les correspondía beneficio como atenuante. El juez señaló que en un hecho de flagrancia no existe la confesión, y añadió que los imputados no han aceptado los hechos tal como lo ha señalado el Ministerio Público. Por esas consideraciones desvirtuó la presunta confesión de los intervenidos.

Por su parte, a Marisol Viena Limo se le halló el celular de la agraviada y aunque el hallazgo se produjo al siguiente día del asalto en una vivienda en la calle Sarmiento, ella conocía que el equipo provenía del robo.

“Con pleno conocimiento que era el celular del robo, mediante amenaza y violencia, lo tomó y lo llevó de ese inmueble en Rázuri N° 70 a otro inmueble en Sarmiento, para desaparecerlo. Si ella en forma voluntaria hubiera lo entregado, no estaría en esta situación. En lugar de eso, saca el celular y lo lleva a esconder a otro inmueble. El delito ya se estaba investigando. Con esto acredita su participación en el delito. Ella sabía que provenía de robo”, detalló el juez.

El juez invocó a la policía una intervención más diligente en estos casos pues no era necesario pedir autorización a la dueña de la vivienda, ni una orden judicial.

PRISIÓN PREVENTIVA HASTA SENTENCIA

Con los hechos analizados y los elementos que atribuyen suficiente grado de probabilidad de participación sobre los imputados, el juez halló fundados el pedido del Ministerio Público. Detalló que las probables penas mínimas sobre los acusados serían:

  • Para Juan Carlos Limo Gordillo, 24 años de cárcel.
  • Contra Ubalter Lazaro, 12 años.
  • Contra Bances Nureña, se determinaría si es cómplice primario, secundario o coautor, por lo que la pena mínima sería de 4 años.
  • Contra Villena Altamirano sería una pena mínima de 12 años.
  • Marisol Viena Limo recibiría una pena mínima de 6 años de prisión.

Estas penas se determinarían luego de realizado el proceso, bajo el cual los detenidos se mantendrían en prisión preventiva con la finalidad de asegurar su asistencia al proceso y evitar que influyan bajo amenaza para que los agraviados varíen sus declaraciones.

El juez Pérez León ha remarcado que las medidas impuestas se aplican con la severidad que la norma permite debido al preocupante incremento de delitos bajo esta modalidad en nuestras ciudades.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a prensa@undiario.pe y síguenos en @UNDiario