Que Caigan los Corruptos Locales


A propósito de la gran corrupción que se sigue destapando a través de los audios del caso Lava Juez, es necesario insistir en que la corrupción tiene que ser erradicada de todos los niveles del Estado Peruano, eso quiere decir también de los gobiernos locales, especialmente los municipales.

Y la corrupción tiene también que ser erradicada de todos los sectores del Estado Peruano. Por citar algunos casos, del sector salud en los servicios que prestan Minsa como EsSalud; del sector educación limpiando desde la base es decir las administraciones de las Ugel; de la Policía Nacional, desde las jefaturas de comisarías;  del sector de la Producción; obviamente del sector Justicia; del Ministerio Público; del ministerio de Agricultura y sus dependencias en provincias; también del ministerio del Ambiente; así como el manejo de los Programas Sociales.

No se puede permitir que la corrupción siga operando a través del Estado Peruano, ni que se siga robando millones de soles, ante el conformismo y resignación de los peruanos honestos. Como se está viendo, la corrupción no solo roba dinero, especialmente a los más pobres; la corrupción permite que los narcotraficantes, sigan libres, deja en la calle a los violadores y abusadores de mujeres, permite que políticos corruptos sigan haciendo de las suyas. Atenta contra la vida de cada peruano, y contra el sistema democrático y de derecho.

Lamentablemente en los niveles locales la corrupción abunda y es por todos conocida. Se sabe cómo operan, se sabe quiénes son, cómo se agrupan, se les conoce muy bien, pero nadie se atreve a denunciarlos. Quienes tienen la posibilidad de acceder a documentos oficiales que podrían ponerlos al descubierto, prefieren callar y proteger a los corruptos. Algunos por temor; otros por conveniencia y porque son corruptos y reciben también parte de lo sustraído.

Las situaciones que se llegan a saber pero que no se pueden probar son innumerables.

Jefes de dependencias provinciales que tienen nexos, a través de sus parejas, parientes políticos y compadres o comadres. Hacen uso de su poder para festinar con los dineros públicos. No importa si la obra no se necesita, no importa si la obra se caerá o no durará; qué importa que tenga que ver con El Niño Costero. Disfrazan millonarias inversiones en infraestructura, y el dinero termina en su poder gracias a que tienen un maestro albañil de confianza que pronto se convirtió en empresa constructora. Entran al círculo corrupto con familia y todo, con hermanos e hijos. Para eso sirven los nexos, los amiguismos, los compadrazgos.

Funcionarios públicos cuestionados, conocidos por sus repulsivas prácticas, que son fieles compañeros del alcalde de turno,  lo acompañaron antes y lo acompañan ahora. Son inamovibles. Sujetos que aprovechan el cargo público para robar descaradamente. Que han refinado su actuar y para evitar ser grabados, no piden la coima hablando, sino que la "escriben" utilizando la pantalla de su computadora, o una libreta, donde no dejarán huella. Sujetos que calzan con proveedores a la medida de su bajeza. Y que creen que están a salvo porque los proveedores cobran los cheques en entidades bancarias ubicadas de otras localidades, y porque el dinero de la coima se deposita en las cuentas de los padres o de los hermanos del funcionario corrupto.

Así operan los delincuentes. Y a ellos hay que descubrirlos, si no con audios; con documentos, con fotografías, y que caiga la corrupción que opera en nuestras provincias también.

Prensa

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a prensa@undiario.pe y síguenos en @UNDiario