Denunciar Delitos Sexuales

La hija y la hijastra del poeta peruano Reynaldo Naranjo, Roxana Naranjo Gamarra y Nadia Paredes Sanchis, respectivamente, acaban de denunciar públicamente, a través del portal Ojo Público, que fueron sus víctimas, de violación sexual, hace 40 años, cuando tenían 15 y 7 años. Los hechos que se narran en el detallado informe periodístico, resultan repulsivos y ponen en el centro de la crítica social a un hombre que actualmente tiene más de 80 años y niega cualquier acusación de ese tipo.

De acuerdo a la investigación, los delitos debieron ser denunciados e investigados en París, Francia, donde se perpetraron, y a la fecha han prescrito por  lo que no es posible denuncia judicial alguna. Sin embargo las víctimas, que recién hace unos años pudieron "confesarse" mutuamente el dolor que cargaban como víctimas de violación sexual del hombre que debió protegerlas, decidieron salir a contar su historia buscando reparar sus vidas, como una forma de encontrar algo de justicia.

Las reacciones de algunos de los amigos y conocidos de Naranjo han sido diversas, hay quienes no dan credibilidad a las víctimas y ponen las manos al fuego por el poeta; mientras que otros guardan distancia y reconocen su entrega al alcohol en una vida que llaman bohemia, así como el descuido con las diferentes familias que formó. El caso trae a debate un tema de absoluta importancia y es: Cuáles son las penas justas para los perpetradores de este tipo de delitos que afectan tanto la integridad de un ser humano, y que marcan las relaciones y su futuro por el resto de sus vidas; especialmente cuando los violadores son del entorno de las víctimas, y estas son menores de edad. Aunque la ley que sanciona el delito ha avanzado, aún quedan pendientes como es el trabajo que debe realizarse a nivel preventivo, en hogares y en escuelas, principalmente.

Se debe destacar la reciente promulgación de la Ley 30838 que redefine el delito de violación sexual, esclareciendo que se constituye como tal si no hay consentimiento de la víctima, establece la imprescriptibilidad de los delitos contra la libertad sexual; amplía la pena a cadena perpetua para los violadores de menores de 14 años, y de 14 a 20 años para los violadores de mujeres adultas; asimismo elimina los beneficios a los condenados por delitos de violación.

Hay otras modificaciones, pero insistimos en que es necesario no solo difundir el endurecimiento de las penas, sino trabajar en la prevención. Se tiene que preparar a las madres de familia para ser capaces de identificar cambios en la personalidad o comportamiento de sus hijas e hijos y que adviertan sobre algún peligro de atentado contra su integridad sexual. Asimismo se tiene que educar a niños y niñas en la protección de sus cuerpos, y en saber identificar peligros, amenazas, tocamientos indebidos y sobre todo tener la posibilidad de advertir sobre el peligro que están corriendo. 

Que la ley caiga con todo el peso que corresponde a los autores de estos repudiables delitos, pero la tarea para denunciar es de todos, tanto del entorno familiar, como del escolar.

Prensa

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a prensa@undiario.pe y síguenos en @UNDiario