Regional  |  

Con Secas Intermitentes y Control Biológico Arroceros Mejoran Producción

Elio Quiroz Nuñez

La suma de técnicas está favoreciendo a los agricultores de arroz. Han descubierto que a la incorporación del riego de sus campos con secas intermitentes, el añadido del control biológico para plagas y enfermedades, sus costos son menores, su producción tiende a la mejora y la calidad molinera del grano se supera.

Lo demuestra con pruebas y no solo palabras o recursos de marketing tratando de convencer. Su interés es que más productores incorporen técnicas que existen pero no están siendo empleadas.

Elio Quiroz preside la Asociación de Agricultores de Riego con Secas Intermitentes del Valle Jequetepeque. Es usuario de la Comisión Limoncarro, y se mantiene enterado sobre la técnica.

Quiroz, al conocer de una nota de prensa de INIA informando sobre los ensayos de validación técnica y económica del sistema de riego con secas intermitentes que realiza en La Libertad y las regiones del norte, hizo importantes comentarios.

NI INIA NI JUJ

Manifestó: “INIA aquí en el Valle no está trabajando porque ni siquiera coordina con nosotros teniendo conocimiento que nos hemos constituido como asociación desde hace dos años. La Asociación fue promovida por Care Perú en convenio con la Comisión Multisectorial a nivel nacional. La Comisión Multisectorial sacó el Decreto Supremo 018 que declara de interés nacional  la técnica de manejo de riegos intermitentes en reemplazo del arroz por inundación a nivel nacional”.

“Con esos términos nosotros, después de 3 años de investigación que se hizo con Care Perú, hemos venido trabajando agricultores de Pacanga, Pueblo Nuevo, Limoncarro, el que habla. Entonces, al finalizar el convenio quedó constituida la Asociación de Agricultores de Riego con Secas Intermitentes del Valle Jequetepeque,  que nace dentro del seno de la Junta de Usuarios y allí teníamos una oficina donde veníamos trabajando”, agregó.

Con la renovación, la nueva dirigencia de la Junta les negó la oficina al parecer por temores que han ido despejando. Explicó: “La directiva (de la Asociación) está activa pero las oficinas recién -parece que ya entendió el presidente de la Junta- que tienen que concedernos en cesión de uso la oficina para seguir desarrollando en todas las labores que sean posibles porque no solamente estamos en secas intermitentes sino que también tenemos convenios por ejemplo con Pejeza.”

ARROZ LIBRE DE VENENO

Luego hace una revelación de suma importancia: “Este año hemos manejado 50 hectáreas en distintos lugares como Pueblo Nuevo, Chepén, Pacanga, Limoncarro y San José con controles biológicos. Se ha podido sacar arroz cero venenos. El miércoles 18 se ha presentado solicitud al Proyecto para la campaña 2018-2019 la prolongación del control ecológico para mil hectáreas. Esas mil hectáreas las estamos conversando con la Junta de Usuarios para que en cada sector haya un campo completo para manejar las secas intermitentes  Ojalá nos aprueben unas 500 creo que es más que suficiente”.

Explicó: “Los hongos benéficos para el control biológico de plagas y enfermedades nos entrega Pejeza. Para  mosquilla, para los hongos en la tierra, etc. O sea estamos también purificando la tierra que está también tan contaminada y con estos controles estamos activando la comunidad bacteriana favoreciendo a la tierra que está en su última etapa de agonía y le estamos devolviendo su potencial. Este año hemos tenido muy buenos resultados, muy positivos cien por ciento porque empieza desde la demostración de las raíces de la planta hasta la cosecha. Con secas intermitentes, abonamiento y control biológico no usamos veneno.”

Dijo que a INIA le falta iniciativa para entablar un poco de coordinación con la Asociación que preside y está dispuesta a hacerlo pero los siguen ignorando. “Ellos como profesionales tienen la teoría, pero hay una gran distancia con la práctica. Y los campos, todos no son iguales”, acotó.

EVALUACIÓN

“Por eso es que nosotros en el manejo de secas intermitentes hemos incorporado la evaluación de la planta, la raíz, la tierra, el PH del agua. En cada riego que se da al arroz vamos evaluando para ir previniendo y la producción no merma, al contrario con secas intermitentes hay más macollamiento de la planta y tenemos más espigas en producción; la calidad molinera es mejor. Y este año, 50 hectáreas cero veneno, el año pasado solo 12 hectáreas, y los socios mediante las pasantías se han animado más, y con la pasantía de este año se espera sacar por los menos 600 hectáreas cero veneno porque eso es opcional, obligatorio si es secas intermitentes, pero el manejo ecológico es opcional”.

REACIOS COMO SIEMPRE

Quiroz enfrenta a la actitud conformista y tradicionalista de los arroceros. Muchos piensan que nada debe cambiar, que el arroz es un cultivo prodigioso que se cuida por sí solo y debe seguir igual que en la época de los padres y de los abuelos.

Lo dice así: “El problema es que el agricultor es muy reacio a los cambios, a pesar de ver no cree, no se anima, El problema está en que el año pasado no nos apoyó la Junta de usuarios, y este año parece que si hay buena predisposición. Ojalá que con la coordinación que tengamos con la JU podamos manejar campos concretos de 50, o 100 hectáreas por cada Comisión hasta llegar a mil hectáreas”.

Se ratifica en su crítica: “INIA al valle Jequetepeque no le ha dado nada (en secas intermitentes)  porque ni siquiera tiene contacto con nosotros teniendo conocimiento que existe la Asociación de Riego”, finaliza en la entrevista.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a prensa@undiario.pe y síguenos en @UNDiario