Complicada Situación



El presidente Pedro Pablo Kuczynski enfrenta a un nuevo intento de vacancia. Es la segunda oportunidad que los congresistas de la oposición buscarán desaforarlo con el mismo argumento que la primera ocasión: presunta incapacidad moral permanente, lo cual la atribuyen como causal constitucional para deslegitimarlo del poder que le otorgó el pueblo peruano.

Una vez más se le recrimina de haber mentido reiteradamente al Congreso y con ello al país. En esta ocasión se han cuidado de redactar un texto supuestamente mejor fundamentado. No hay nada nuevo de lo ya conocido, salvo que se han adicionado como “argumentos”, informes periodísticos sobre las supuestas infracciones en las que cayó Kuczynski –cuando fue ministro- para favorecer a la empresa Odebrecht a la que asesoraba.

Tal como ya ha ocurrido, el tema ha dividido al país. Las empresas dedicadas a la realización de encuestas han indicado que hay un segmento de más de 50 por ciento de la población que se pronuncia a favor de la vacancia. Eso, lo consideran otra causal más que suficiente para llevar adelanto esta nueva intentona que el oficialismo ha llamado “dictadura parlamentaria golpista”.

Quienes no comulgan con la idea, han señalado que no hay ningún nuevo argumento que haya modificado la situación anterior por lo que la pretensión deviene en cuestionable y obedecería a un reiterado acto de cobrar venganza por la derrota electoral. Fuerza Popular, con más maña que honestidad política, ha evitado pronunciarse públicamente, aunque está claro que están a favor de desembarcar al ocupante del sillón presidencial.

Keiko Fujimori, por mero cálculo político, ha dicho que su bancada – y no ella- decidirá libremente cuál será la actitud que asuman. Pero, ha reclamado que el primer mandatario renuncie. Los voceros de esa agrupación también no han dudado en descalificar a Kuczynski reclamando su renuncia. Entonces, su posición está más clara que el agua.

Este asunto está causando mucho daño al país por lo que es necesario que se defina de una vez por todas. La Conferencia Episcopal Peruana ha reclamado asumir una posición responsable frente a este delicado asunto y se ha preguntado si los que cuestionan la calidad moral de Kuczynski están en mejores condiciones. Esa es una reflexión importante. ¿Tienen autoridad moral los congresistas para cuestionar la calidad moral del Presidente?.

No quedan dudas que Kuczynski fue un lobista que jugó a dos ases sacando doble provecho. Como ya lo dijimos anteriormente, asesoraba cuando estaba como privado, pero cuando era llamado por algún gobierno aprovechaba para implementar apoyo a las empresas que asesoraba. Ganaba pues a dos cachetes. Pero, ¿solo Kuczysnki practica ese juego de doble moral?. No. Hay parlamentarios que tienen negocios a nombre de sus familiares y/o testaferros y aprovechan sus influencias para obtener contratos con el Estado. Esos congresistas lobistas deben ser procesados al término de sus mandatos. Eso debe hacerse.

Prensa

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a prensa@undiario.pe y síguenos en @UNDiario