El Cuento de la Reconstrucción

Carpas damnificados 0

Estamos ya a pocos días de cumplirse el primer año de los estragos causados por el Fenómeno del Niño Costero, y la “reconstrucción con cambios” ofrecida con tanto despliegue periodístico criticando lo que se había hecho antes, sigue siendo una promesa incumplida. Se recordaba la descomunal corrupción que representó cada proceso de reconstrucción del pasado, y se aseguraba que eso no volvería a ocurrir. Se prometió que la reconstrucción se iniciaba ya, poniéndose término a las trabas burocráticas y a los enmarañados concursos de precios.

Casi un año después de esos aciagos acontecimientos, comprobamos que una vez más los peruanos fuimos víctima del engaño de los políticos de todos los partidos, desde el oficialista Peruanos por el Kambio, pasando por el de mayoría congresal de Fuerza Popular e incluyendo a las minorías de izquierda, de derecha y de centro. Todos se aprovecharon de la desgracia del Pueblo para tratar de promocionarse llegando con supuesta ayuda y ofreciendo acompañarlos en la reconstrucción. Nada de eso se dio auténticamente.

Buscando granjearse simpatías escuchamos o leemos las declaraciones de algunos congresistas, consejeros, alcaldes reclamando por sus comunidades. No olvidemos que eso les conviene por la cercanía de la concurrencia a las urnas para elegir nuevas autoridades. La prensa se presta a ese juego o busca -sospechosamente- a algunos posibles candidatos con el evidente propósito de posicionarlos en la mente del electorado.

Todos se deshacen en discursos y promesas tratando de justificarse y echar la culpa del retraso y marginación a otros exculpándose ellos. La verdad es que todos tienen responsabilidad, los alcaldes porque no pusieron el suficiente interés y empeño en las gestiones al punto de ni siquiera tuvieron la mínima preocupación por determinar si los proyectos que “presentaban” estaban debidamente sustentados. Cuando les tocó pasar la evaluación  se descubrió que se trataba de estudios deficientes.

Es así como hasta ahora se sigue reclamando por la instalación de las casas prefabricadas para los damnificados que quedaron sin vivienda en las provincias de Pacasmayo y Chepén o insistiendo por la urgencia de atenderse la Quebrada Cupisnique o el encauzamiento del río Chamán entre otras emergencias en nuestro Valle.

Una vez más se ha informado que ni la instalación de las casas ni las obras más reclamadas tienen fecha definida. La situación no solo afecta a nuestras provincias sino a las demás que resultaron afectadas por  las lluvias y desbordes. Debemos seguir esperando, y nos volvemos a preguntar, ¿hasta cuándo?

Gentes de muy modesta posición económica sigue viviendo en condiciones inhumanas guarecidos por cartones, esteras o plásticos sin ninguna garantía. Las quebradas continúan siendo amenazas para los pueblos a los cuales ya afectaron en el 2017. Es urgente reclamar en forma unificada e insistente para recordar al Gobierno que hay miles de gentes esperando se les atienda sin más demoras ni promesas demagógicas.

Prensa

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a prensa@undiario.pe y síguenos en @UNDiario