San Pedro de Lloc  |  

Dictan Prisión Preventiva Contra Chofer de Ómnibus en Investigación por Homicidio Culposo tras Accidente

Juez observa que el incumplimiento de reglas de tránsito provoca aumento de accidentes y muertes

Accidente Ciudad De Dios 3



El incumplimiento de las reglas de tránsito, especialmente por parte de los conductores de vehículos pesados y de ómnibus, descuidando las precauciones que deben adoptar, incluso al circular dentro de ciudades, está provocando un peligroso aumento de los accidentes con lamentables y dolorosas muertes. 

Los hechos derivan en procesos judiciales, como el que narraremos a continuación, y que deberían llevar a la reflexión. 

ACCIDENTE 28 ENERO

Un caso más que deja dolor en una familia del Valle Jequetepeque se produjo la mañana del 28 de enero cuando un ómnibus de la empresa Emmanuel impactó frontalmente contra el auto Datsun que conducía el ciudadano pacasmayino Carlos Alberto Osorio Carrión ocasionándole la muerte; así como lesiones graves a dos pasajeras del ómnibus.

El hecho derivó en una demanda penal interpuesta por el Ministerio Público contra el chofer del ómnibus. El miércoles 31 se realizó la audiencia en la que el fiscal Germán Risco Baquedano solicitó prisión preventiva contra Segundo Ramos Campos (41), chofer del bus, investigado por el delito de homicidio culposo agravado y contra quien se pide 10 años de cárcel. 

Ramos Campos cumple actualmente una prisión preventiva de 9 meses, que su defensa ha apelado y que debe resolver una Sala Penal en Trujillo.

De ser hallado culpable del delito, la pena privativa de la libertad bordearía los 10 años, por lo que sería efectiva. Este es uno de los motivos que justifica la prisión preventiva para el conductor.

accidente-ciudad-de-dios.jpg?mtime=20180128231347#asset:76372


El fiscal Risco sustentó la presunta comisión del delito de homicidio culposo agravado contra Carlos Alberto Osorio Carrión y lesiones culposas contra las pasajeras del ómnibus Lilia del Rosario Chira Sosa y Zoila Mercedes Puelles Sayán.

Ramos Campos, chofer, natural de Cajamarca y residente en Pueblo Nuevo, Chepén, manifestó -en la audiencia- que  en la maniobra que terminó fatalmente trató de evitar la muerte de sus pasajeros que dijo eran más de 50. “Me siento contento porque he salvado vidas, tal vez si hubiera esperado en el carril derecho, tal vez no estaría contando la historia de todo lo que ha pasado. Yo me he jugado entre la vida y la muerte. Atrás venía un vehículo de alta velocidad, si hacía un frenado bruscamente y más el impacto del vehículo que venía delante, hubiera habido más muertes. Miré hacia adelante y giré a mi izquierda, hasta donde podía”, declaró ante el juez de Investigación Preparatoria de la Provincia de Pacasmayo, Luis Alejandro Pérez León.

LOS HECHOS SEGÚN LAS INVESTIGACIONES

Las primeras investigaciones detallan que el día 28 de enero, a las 6.55 a.m., en el Km. 699 de la Carretera Panamericana, altura del Centro Poblado Ciudad de Dios, se produjo el choque frontal entre el ómnibus de la empresa de transportes Emmanuel de placa D7C 954  conducido por Ramos Campos y el vehículo Datsun AMG-361 conducido por Carlos Alberto Osorio Carrión, quien falleció de manera instantánea,luego que su vehículo quedara reducido a un amasijo de fierros. En el accidente resultaron con lesiones graves las pasajeras del ómnibus, Lilia del Rosario Chira Sosa con fractura de mandíbula y fractura expuesta de talón, y Zoila Mercedes Puelles Sayán con herida cortante en la cara, policontusiones y traumatismo encéfalo craneano moderado. Ambas viajaban como pasajeras en el asiento del copiloto.

La teoría del Ministerio Público es que Ramos Campos ocasionó el accidente por inobservancia de las reglas de tránsito, específicamente de los artículos 160 y 161 del Reglamento Nacional de Tránsito.

Cerca al lugar del accidente, en la Panamericana, se encuentra un cartel preventivo de curva pronunciada.


En las primeras investigaciones y actuados presentados al juez, se determinó que cerca al lugar del accidente, en la Panamericana, se encuentra un cartel preventivo de curva pronunciada a la izquierda en el lado del carril del ómnibus que se dirigía de sur a norte. En la curva, también existe en el pavimento una doble línea continua que es señal, para los conductores de ambos sentidos, de no sobrepasar vehículos. El impacto, según las evidencias, se produjo en la berma izquierda, fuera de la vía. En el lado opuesto a la circulación del bus.

El magistrado recordó que según reciente normativa, para el caso de las pasajeras, las lesiones -aunque fueran leves- sufridas en accidente de tránsito, por omisión de respeto a las reglas de transito, constituyen un agravante.

El material probatorio, añadió el juzgador, evidencia que se ha infringido el Reglamento Nacional de Tránsito. El Art. 160, señala que el conductor no debe conducir su vehículo a una velocidad mayor de la que sea razonable y prudente, bajo las condiciones de transitabilidad existente en la vía, debiendo considerar los riesgos y peligros posibles. En todo, caso la velocidad debe ser tal que le permita controlar el vehículo para evitar accidentes. El Art. 161 añade que el conductor debe reducir la velocidad cuando se aproxime a un cruce de calles, túneles, calles congestionadas, puentes; cuando transite por cuestas, cuando se aproxime a una curva o cambie de dirección; cuando circule por una vía estrecha o sinuosa, cuando se encuentre con un vehículo que circule en sentido contrario, cuando existan peligros especiales con respecto a los peatones u otros vehículos o por razones de clima o condiciones especiales. Estas normas se han infringido, según las primeras evidencias, explicó el juez.

EXCESO DE VELOCIDAD

La defensa del chofer del ómnibus presentó un reporte del GPS de su vehículo. Basado en el instrumento se indicó que el 28 de enero a las 6.53 am. el ómnibus se desplazaba a 79 km/h, y remarcaban que la velocidad permitida para los vehículos de servicio público en carreteras es de 90 Km/h.

accidente-ciudad-de-dios-2.jpg?mtime=20180128231335#asset:76369


El juez dijo que ciertamente es lo que establece en el reglamento, aunque añadió, “pero no nos ha dicho la defensa del procesado la primera parte del Art. 162, que establece que se da cuando no existan los riesgos o circunstancias de los artículos anteriores. El límite máximo de velocidad es 90 Km/h, sin curvas, sin ningún peligro. Es 90 km/h. pero el Art. 161 es claro sobre los riesgos y ya se ha mencionado, hay una curva.  La existencia de la curva está plenamente acreditada. Se trataba de una curva hacia la izquierda. ¿Qué debió hacer el procesado?, obviamente reducir la velocidad. Pero en el mismo documento presentado por la defensa se ve que ni siquiera iba frenando sino acelerando. Son pruebas presentadas por la propia defensa procesal. Consta que no disminuía, sino entró a la curva acelerando”.

El análisis del magistrado, que indicó en esta etapa no se precisaba de una pericial, además, porque los elementos presentados lo evidenciaban, el chofer del ómnibus no circulaba en la velocidad reglamentaria y en lugar de disminuir aceleró.

"Por experiencia de quienes conducimos, si alguien invade nuestro carril no nos salimos al carril contrario, sino sobre nuestra propia berma."

— Juez Luis Alejandro Pérez León

A ello añadió que “el conductor del bus dice que el auto venía sobre ambas vías. De acuerdo a las fotografías, por el carril que iba el bus y su berma estaba libre y el bus termina sobre montículos del lado contrario. Por experiencia de quienes conducimos, si alguien invade nuestro carril no nos salimos al carril contrario, sino sobre nuestra propia berma. El procesado señala que lo hizo para salvar la vida de sus pasajeros, pero si salía a su berma no pasaba nada. Ni con el carro que venía por detrás. No pudo hacer esta maniobra porque venía a velocidad. Si hubiese disminuido su velocidad entrando a la curva habría podido salir a su berma, pasaba el vehículo que venía por detrás, según su dicho, y el auto que supuestamente zigzagueaba no hubiese chocado con su carro, tal vez con el otro”.

Revisando las imágenes e informes policiales el juez explicó, “según como vemos que pasa en estas curvas, ¿por qué no podemos pensar que el bus trató de adelantar a otro vehículo y se encontró de forma frontal con el auto? El bus no podía regresar a su carril, se produjo el choque y terminaron en la berma del auto. De acuerdo a las evidencias podríamos deducir ello. Son las conclusiones que se tienen por los elementos ofrecidos”.

Juez Pérez León Jip

Explicó que aunque se menciona que el conductor del auto habría bebido alcohol, no podría asignársele directamente la culpa del choque porque habría conducido reglamentariamente en su lado.

“No sería el causante del hecho. A este nivel de la investigación y con las evidencias, sí se acredita que el procesado ha infringido las reglas de tránsito. Debe considerarse que las dos pasajeras heridas iban en el asiento del copiloto, que es un lugar prohibido para pasajeros. ¿Quién tiene la culpa allí?, el conductor. Más aún, se señala que había asientos disponibles, según su declaración. Todo esto le atribuye el alto grado de culpabilidad al procesado como causante del accidente”, concluyó el magistrado en su análisis.

“Recientemente un chofer de Emtrafesa también ocasionó una muerte, a una niña. En lugar de disminuir los accidentes de tránsito, están en aumento (...)".

La pena solicitada por el Ministerio Público es de 10 años de prisión efectiva contra Ramos Campos por lo que, junto a otras consideraciones, el juez accedió a imponer los 9 meses de prisión preventiva en tanto se amplían las pericias, se realiza la etapa intermedia del proceso, se concluye con el juzgamiento y se dicta sentencia.

La defensa adelantó que interpondrá apelación a la medida coercitiva impuesta.

El juez fue incisivo al cierre de la audiencia en señalar que es preocupante que haya constantes accidentes causados por empresas de transporte de pasajeros.

“Recientemente un chofer de Emtrafesa también ocasionó una muerte, a una niña. En lugar de disminuir los accidentes de tránsito, están en aumento. Entonces, la única forma de tener garantizado no solo el proceso, sino la aplicación de una sentencia es la medida coercitiva de la prisión preventiva. No vemos otra alternativa, teniendo en cuenta número alarmante de accidentes de tránsito, máxime en nuestra jurisdicción”, concluyó.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a prensa@undiario.pe y síguenos en @UNDiario