El Nuevo Gabinete

Manteniendo en la presidencia del Consejo de Ministros a Mercedes Aráoz, el presidente de la República, Pedro Pablo Kuczynski, ha juramentado al nuevo equipo ministerial manteniendo a casi la mitad de ellos esperanzado de que podrá iniciar una etapa de reconciliación con las demás fuerzas políticas particularmente con el fujimorismo, de Keiko Fujimori de quien se queja acusando de obstruir la gestión.

Kuczynski ha conformado el gabinete bajo la prédica de la “reconciliación” pregón que viene repitiendo desde que concediera el controvertido indulto humanitario a Alberto Fujimori. Sin embargo, la mayoría percibe que es un simple discurso tratando de calmar las aguas luego de su cuestionada decisión.

El primer mandatario se ha jugado una carta que ocultó a todo el mundo jurando hasta horas después de fracasado el intento para vacarlo de la Presidencia, que no concedería dicho indulto. Pero, era algo que estaba cantado desde meses atrás. Durante la campaña electoral juró y rejuró que bajo ninguna circunstancia concedería tal gracia, pese a que es una facultad que le reserva la Constitución Política. Esa oposición a conceder indulto le permitió ganar la segunda vuelta electoral contra todo pronóstico. La victoria de Keiko Fujimori era algo que se daba por descontado dada la votación obtenida en la primera vuelta con la que colocó 72 congresistas.

Ganadas las elecciones, y enfrentado a una cerrada oposición fujimorista, Kuczynski comenzó a cambiar su discurso con el inocultable fin de congraciarse con la lideresa de Fuerza Popular y conseguir que se allanase a facilitar su gobierno. Las cosas se endurecieron en una etapa que la historia se encargará de recoger y juzgar en su momento.

Desatado el escándalo Lava Jato hubo una variedad de movidas políticas tratando cada quien de cubrirse porque el terremoto de ese suceso ha puesto en el candelero a la mayoría de dirigentes políticos. Se reveló que Odebrecht también habría pagado a Kuczynski cuando era ministro de Toledo. Y se generó el movimiento para pedir su vacancia. El pedido no prosperó, se desencadenaron, en alud, acontecimientos que devinieron en el indulto, y la censura a Kuczynski que desapareció del escenario, por varios días, como muchos otros políticos.

Para justificar el indulto habló de formar un gabinete de “reconciliación”, propuesta que no encontró eco. ¿Qué debemos esperar del nuevo equipo ministerial?. Creemos que nada o muy poco porque el ambiente sigue crispado. La salida de Fujimori de la cárcel no ha calmado las aguas, sino las ha enervado. Eso hace difícil que Kuczynski tenga un mejor panorama futuro para gobernar. Tendrá que seguir haciendo frente a una oposición que no le perdonará nada. ¿Será capaz este gabinete de revertir las cosas¡ Ojalá sea así, el Perú lo necesita. Pero, con un gobernante como el que Kuczynski ha mostrado ser –contradiciéndose a sí mismo- y con sospechas de actos irregulares, poco es lo que podemos abrigar positivamente. Dios quiera que nos equivoquemos. Aspiremos a que las cosas mejoren porque es lo que le conviene al país y a todos los peruanos. Es bueno acotar que no se puede lograr reconciliación sin tener en cuenta a las víctimas de la época en que se instauró una demencial política de torturas y aniquilamientos pretendiendo justificarla como lucha contra la criminal violencia de Sendero Luminoso.

Prensa

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a prensa@undiario.pe y síguenos en @UNDiario