No Más Tragedias

pasamayo.png?mtime=20180105012229#asset:75347


Se ha hecho costumbre en nuestro país, actuar después de un siniestro que causa dolorosas pérdidas humanas. Cuando eso ocurre, todos comenzamos a predicar y a cuestionar reclamando por qué no se adoptaron medidas de prevención. Es el momento que todos actuamos como sabihondos y cuestionamos a las autoridades por no haber intervenido. Pero cuando nada ocurre, a casi nadie se le pasa por la mente advertir del peligro, reclamar o sugerir soluciones.

Estamos ante una tragedia muy dolorosa a causa de la muerte de 53 personas que viajaban de Huacho a Lima, en un bus de la empresa San Martín de Porres. El bus habría sido chocado por un tráiler, prácticamente empujándolo al acantilado. En el ómnibus viajaban más de 57 personas, casi todas han muerto. Las cifras proporcionadas oficialmente hablan de 53 fallecidos.

Tras la tragedia hemos escuchado y leído opiniones cuestionando que se permitiese continuar utilizando esa vía que es sumamente peligrosa. Se han hecho muchas observaciones por la falta de medidas que hubiesen evitado tener que lamentar, ahora, esas irreparables pérdidas.

Frente a la desgracia, el presidente Kuczynski anunció haber ordenado al MTC para que coordine con la empresa Norvial y habilite más carriles en la vía alterna que permitan clausurar el uso del serpentín del Pasamayo. Ese peligroso tramo ya fue cerrado al tránsito de buses.

No se debe dilatar por más tiempo las soluciones que sean necesarias. Especialistas han sugerido medidas que hacen falta para garantizar la seguridad de quienes circulan por el serpentín. Nos habíamos olvidado de lo peligroso que es el Pasamayo donde, anteriormente, la caída de vehículos era noticia casi permanente con innumerables víctimas. Hoy, esta tragedia ha resucitado ese fantasma y se plantean soluciones para acabar con la posibilidad de más desgracias similares.

Las carreteras peruanas se cuentan entre las 10 más peligrosas del mundo. Por tanto, conviene prestar atención al tema. Se han hecho algunos avances con la Sutran estableciendo un mayor control sobre los vehículos formales. Conviene actuar con severidad con las empresas informales. Los resultados favorables se conseguirán con acciones conjuntas coordinadas por todos los actores.

En el Perú, por desgracia, somos campeones en informalidad y en burlar las leyes. Estas se dictan y siempre hay quienes las evaden. Se burlan y creen que son dictadas para molestar. Cuando hay consecuencias fatales recién se reacciona y se da la razón. Es tiempo que entendamos que nuestros grandes problemas pasan por el tema de educación. Eso es lo que debe reforzarse, en este caso incidir en la educación vial a los conductores de vehículos; obligar a las empresas a formalizarse y entender que es un asunto que las favorece. En el caso de los responsables de los organismos estatales vinculados a los temas despertarlos para que cumplan su labor y se comprometan al estudio de los problemas existentes y dictar las soluciones que corresponden. Todos debemos actuar en forma coordinada para evitar nuevos siniestros como el del Pasamayo.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a prensa@undiario.pe y síguenos en @UNDiario