2018 Incertidumbre y Riesgos

Pedro Pablo Kuczynski Alberto Fujimori By Ideeleradio

Fuente: IdeeleRadio

Los últimos días del año 2017 resultaron de muchas sorpresas y suspenso para los peruanos. La noche del 24 de diciembre se anunció que el presidente Pedro Pablo Kuczynski había otorgado indulto humanitario y gracias al reo Alberto Fujimori, condenado a diversas penas de cárcel en cinco juicios y quien protagonizó el autogolpe de 1992. PPK ya había sido salvado de la vacancia y el indulto confirmó el secreto a voces de que fue producto de una negociación explicada por la abstención de 9 congresistas de la bancada de Fuerza Popular, afines a Kenji Fujimori, y que desafiaban a la jefatura de Keiko Fujimori.

Pese a la negativa oficial de que el indulto y las gracias presidenciales (que libera a Fujimori de los juicios que tiene pendientes) sea producto de una negociación, la mayoría nacional no cree. La imagen debilitada de PPK ha terminado deteriorándose por completo al punto de que varios de sus colaboradores decidieron renunciar a su bancada, al gabinete y a cargos diversos en algunos ministerios. Hemos iniciado el 2018 con esta carga dolorosa y pesada.

Las protestas en las calles de importantes ciudades del país y en Lima, comenzaron y se anuncian otras. Entretanto, PPK alista una "renovación" del gabinete que llama de la "reconciliación" y que resultaría en un cogobierno bajo el control de un sector del fujimorismo. 
Kuczynski habrá ganado las simpatías del grupo congresal de Kenji pero ha agudizado la oposición de los keikistas a los cuales se pueden unir las dos facciones de izquierda y las otras bancadas en desacuerdo con el indulto. Y en las calles, se puede repetir el mismo fenómeno.

Todo esto nos pone en un escenario sumamente complicado que afectará las perspectivas económicas del 2018. El gobierno del presidente Kuczynski enfrentará una situación muy grave y las consecuencias no las sufrirá él ni sus ministros, sino la población.

El periodo de gobierno 2016-2021 no solo queda marcado y supeditado al control de una familia política que perdió en las urnas repetidamente, sino que se pone en peligro la transparencia en las investigaciones por la corrupción de Odebrecht, la multinacional que ha pagado millonarias coimas en sucesivos gobiernos nacionales del Perú; y que involucra a las principales figuras políticas peruanas, como de otras naciones. 

En ese sombrío panorama hemos iniciado el 2018 con una opinión pública dividida.  Dada la magnitud que ha alcanzado la corrupción de Odebrecht, las fuezas políticas están tratando de impedir, a toda costa, que se conozca toda la podredumbre que explotó con las revelaciones de Marcelo Odebrecht. Y como este ha dicho, eso es solo el 5 % de la corrupción pues el otro 95 % es el cáncer grueso (que compromete a otras empresas) que hace muchos años viene carcomiendo las estructuras de nuestras naciones. 
Estamos conviviendo con la corrupción gracias a la complicidad de policías, fiscales y jueces. La crisis actual tiene que servir para que caigan los falsos líderes, para renovar el sistema judicial y policial, hasta lograr que sea independiente e incorruptible.  Esa debe ser nuestra mayor aspiración y eso es lo que esperamos los peruanos para librarnos de una clase política corrupta hasta los tuétanos y que mina las posibilidades de desarrollo para las mayorías marginadas. En estas circunstancias se espera el nuevo gabinete de PPK que terminará por definir las condiciones de la escena política.

Sobre el autor

Prensa

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a prensa@undiario.pe y síguenos en @UNDiario