Guadalupe: Ciudadanos Asumen Fiscalización

Los ciudadanos de Guadalupe acaban de dar el primer paso para, al margen de movimientos político partidarios, organizarse y hacerse escuchar, al amparo de sus derechos. La reunión celebrada la noche del miércoles 5 de abril en el Club Unión ha servido para tomar los primeros acuerdos  en esta lucha que anuncian en contra de la corrupción y del abuso que consideran se ha instalado en la Municipalidad Distrital de Guadalupe.

La cita ha sido además un espacio para la expresión de la frustración, la decepción y el hartazgo, en un intercambio de experiencias entre quienes ostentan cargos de dirigentes vecinales pero que se sienten abandonados por el gobierno municipal, y de ciudadanos comunes que ni siquiera pueden lograr una cita con el alcalde. 

Ha servido además para que los propios ciudadanos reconozcan sus fallas. Ellos mismos se han llamado la atención porque suelen hablar y reclamar "valientemente" pero lo hacen amparados en el anonimato que otorgan las redes sociales; siendo incapaces todavía de asumir compromiso y expresarse  en un foro público, con sus demandas y exigencias.

Además se han exigido dejar la indiferencia, asumir la responsabilidad de fiscalizar a sus gobernantes, hacerlo en conjunto, en colaboración; para lo que requieren sumar esfuerzos, asumir responsabilidades.

La cita es un primer y enorme paso sobre lo que debería ser el desempeño ciudadano responsable. Los ciudadanos tienen al alcance de sus manos la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública para pedir información sobre los actos de gobierno de su municipalidad. Ya han comenzado a hacer uso de ese derecho descubriendo que en dos años y medio el gobierno municipal de Guadalupe no tiene un solo informe de comisión investigadora, ni cómo acreditar la función legislativa-normativa. 

Los ciudadanos de Guadalupe se cansaron de las excusas respecto a las obras inconclusas en El Molino, y Semán. Cuestionan la forma cómo ha sido inaugurada la obra en la GUE "Nuestra Señora de Guadalupe", a pesar de que no se habría cumplido con los plazos contractuales. Y rechazan concursos amañados para validar a personas que ya han sido contratados a dedo, sin evaluación real de currículo y sin acreditar calidad profesional para cubrir una plaza.

El alcalde, como líder de esa organización, debería prestar atención a estas voces ciudadanas; pero dejar las palabras y pasar a la acción. No es posible que todos los hechos que se denuncian, y son graves irregularidades, sigan pasando frente a su despacho sin que aplique los correctivos necesarios. No se puede invocar la labor de los regidores, porque se han irrogado prepotente y abusivamente labores que no les competen para su beneficio personal. 

Que los ciudadanos de Guadalupe no desmayen en su empeño, ni en este primer paso. Que su labor sea ejemplo de lo que debería suceder en otras ciudades inconformes con sus gobernantes. Que los alcaldes y regidores reflexionen sobre el papel que cumplen y las cuentas que van a tener que rendir. 

Estos contenidos llegan gracias al apoyo de nuestros aliados.
Sé uno de ellos.

Más información
Redacción UNDiario

Sobre el autor

Redacción UNDiario

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a prensa@undiario.pe