Asumir Liderazgo en Emergencia

La falta de liderazgo durante la emergencia que se está viviendo como consecuencia de los efectos del Fenómeno de El Niño Costero ha sido una constante y no se ha resuelto en la provincia de Pacasmayo.
Aunque no faltan los sobones opinando que todo está bien, el alcalde Roland Aldea -que algunas críticas habrá escuchado-  haría bien en reflexionar y reconocer errores que han sido varios.

No se trata de salir a observar la quebrada o la pista que es carcomida por el río para registrarlo en una foto y publicar en Facebook. Pésimo servicio le han hecho los funcionarios que lo acompañaron y así procedieron, porque cuando el río se desbordó todos le reclamaron: "Vino a ver y no hizo nada". 

El reclamo del no hacer nada encierra varias exigencias. Se requerían acciones inmediatas para tratar de evitar lo que se vino. Se requería prevención que nunca hubo. Los ciudadanos exigían respuestas frente a preguntas, soluciones frente a problemas, decisiones frente a disyuntivas y riesgos.  Y lamentablemente la respuesta del alcalde ha sido tardía, y encima ha estado ausente. Y junto con él se ausentaron sus funcionarios y trabajadores.

Así ocurrió la terrible noche que vivieron los vecinos de Cacique de Lloc, Onteré Giura Ahumada,  Alameda Raimondi, El Paraíso, El Amauta, Sector Puente Balta, Buenos Aires, y otros. Cuando todos excavaban y llenaban hasta bolsas de plástico para improvisar una defensa en el Puente Arco, nadie de la Municipalidad Provincial de Pacasmayo aparecía. Ya todos se habían retirado, después de escuchar insultos y reclamos de las personas víctimas de la inundación. 

El peor favor que le hicieron al alcalde sus funcionarios de confianza fue salir a discutir con las personas, con los vecinos que estaban sufriendo la inundación. Señores "funcionarios", que no se les olvide, que todos pagamos sus sueldos, y que son servidores públicos, por lo tanto deberían estar al servicio de los ciudadanos, y eso implica que les toca escuchar, atender, gestionar, resolver, con diligencia. Lo han hecho algunos regidores, que han llegado al lugar de la emergencia desde el primer día, y recibieron reclamos, quejas, propuestas, pero allí estuvieron escuchando. Eso le faltó hacer al alcalde, tener mayor presencia en la zona de emergencia y dirigir, sino personalmente delegar la presencia del alcalde en alguien que fuera visible y ejerciera liderazgo. 

La falta de liderazgo se ha notado en las obras realizadas antes del desborde. Cada sector ha hecho como ha podido y así se han conducido. Después del desborde ha sido lo mismo. Se necesita centrar la toma de decisiones, comunicar acciones, delegar tareas, dirigir en el lugar de la emergencia. Si el alcalde, por la razón que fuera, no está en condiciones de asumir ese liderazgo, debe delegar en alguien la representación, no hay otra forma de garantizar unidad de criterios y de acciones. La provincia necesita urgentemente una cabeza que la guíe en la tarea de limpieza y reconstrucción que sigue. No se puede seguir esperando.

Estos contenidos llegan gracias al apoyo de nuestros aliados.
Sé uno de ellos.

Más información
Redacción UNDiario

Sobre el autor

Redacción UNDiario

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a prensa@undiario.pe