Pacasmayo: Municipalidad Contra Sus Propias Ordenanzas

La autoridad tiene que imponerse con justicia y eso no es lo que ocurre en Pacasmayo, donde un grupo privilegiado de comerciantes ambulantes han conseguido permisos, tramitados en enero para ocupar la cuadra uno del jirón Dos de Mayo, en uno de los frontis del parque infantil.

No son pocos los vecinos que -a pesar de que la reiterada falta se produce año tras año- han observado el por qué se sigue permitiendo el cierre de una calle con fines comerciales y de beneficio de unos pocos en perjuicio de la mayoría.

La Municipalidad Distrital de Pacasmayo no solo está permitiendo una ilegalidad, sino que la está avalando, y en la mayor aberración, pretende darle visos de normalidad con una "autorización" emitida por la gerencia municipal, contradiciendo leyes nacionales y sus propias ordenanzas municipales.

Cuántas veces se tendrá que repetir que no se puede, y no se debe, ejercer la libertad ni el derecho al trabajo, ni violando los derechos de otros, los derechos colectivos, o personales.

Cómo es posible que el gobierno municipal, que tendría que erigirse como la máxima autoridad a nivel local, fomente la violación de sus propias normas y el trato discriminatorio para sus gobernados. Peor aún que exponga su propia seguridad jurídica al cuestionamiento político y social y al jurídico, si alguien se atreviera a denunciar este asunto. 

Las leyes se tienen que aplicar con justicia y sin discriminación, es uno de los principios para la convivencia con respeto y orden. 

Pero en Pacasmayo, ocurre todo lo contrario.
Se prohíben los palitos verdes en las calles, pero quien tiene de vecino a un regidor o regidora, se puede burlar de la ordenanza y del cacareado anuncio y hacer su fiesta hasta el amanecer en plena calle.
Ahora resulta que los comerciantes sin local -mal llamados ambulantes, porque se instalan hasta con energía eléctrica en plena calle- exigen un espacio y la municipalidad se los consigue y facilita en tiempo récord. Qué observación se puede haber subsanado en un trámite que se inició el 18 de enero y se concluyó, a beneficio del comerciante, el 19 de enero; y que obtiene "autorización" para ocupar la calle por dos meses.
Con qué autoridad, van a intervenir a los comerciantes que ocupan otras calles. O acaso pretenderá el gobierno municipal que todos hagan cola para entregarles similares permisos; o acaso saldrán con el cuento de que el plazo para tramitar esos permisos ya caducó.

Cuál es la posición de los regidores frente a estos hechos. Alguna idea tendrán de lo que es la ley, la justicia, la equidad. O solo saben de lo que es conveniente para sus intereses personales. No puede ser que los ciudadanos pacasmayinos continúen  sometidos al capricho de los gobernantes de turno y que nadie detenga estos atropellos y faltas a la ley.

Estos contenidos llegan gracias al apoyo de nuestros aliados.
Sé uno de ellos.

Más información
Redacción UNDiario

Sobre el autor

Redacción UNDiario

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a prensa@undiario.pe