Amenazados Por LLuvia, Ríos y Falta de Prevención

De acuerdo a recientes informaciones, las lluvias que sufren las regiones del norte del país obedecen a un fenómeno denominado Niño Costero, que consideran podría extenderse hasta abril. Para la zona del Valle Jequetepeque, la fase de lluvias prácticamente recién estaría comenzando. Las anteriores han sido esporádicas, mientras que en estos días se anuncian continuadas.

Estas lluvias han puesto en evidencia los problemas que ya hemos advertido: las personas no están informadas sobre cómo proceder frente a estos fenómenos climatológicos, la mayoría ignora que las aguas no deben  ser arrojadas a las redes de desagüe.

La acumulación de aguas, que permanecen por días es un problema en todas las localidades del valle Jequetepeque, y que empeora en las zonas rurales, o en los sectores alrededor de la ciudad. Si a los vecinos residentes en el centro de los distritos les afecta la presencia de charcos y lagunas de agua que se descomponen, adquieren mal olor, acumulan insectos; en las zonas no urbanas la situación es peor por la falta de veredas y pistas. Allí hay lagunas de barro.

La respuesta de las municipalidades es ineficiente para evacuar estas aguas porque carecen de equipos y entonces someten a los obreros municipales a labores realmente abusivas, porque deben evacuar las lagunas con escobas, recogedores, y depósitos. Así no hay cuándo acabar y no terminarán de limpiar pero ya habrá llovido nuevamente.

Las municipalidades tienen que coordinar. Para eso existen (o deberían existir) los comités de Defensa Civil.  Coordinar implica -por ejemplo- tener un registro de motobombas disponibles en el sector público y privado y solicitar su uso cuando se necesite. Igual debería ocurrir con maquinaria. Vean lo que está ocurriendo en Ascope y Gran Chimú y ni qué decir lo que sucede en Piura. 

A nivel local corresponde asumir responsabilidades y estar preparados; pero si los efectos de una lluvia de 6 horas  no pueden ser resueltos eficazmente, qué se puede esperar cuando se habla de contingencia, y prevención.

Téngase en cuenta que el río Jequetepeque ha mostrado ayer uno de sus caudales más altos según registros históricos, con más de 500 m3/seg. de acuerdo a las mediciones de la Estación Hidrológica Yonán y reporte del Senamhi. Ayer el Senamhi advertía que el río seguía creciendo, mostrando una anormalidad del 471%. 
Los riesgos en estos casos se presentan para cultivos y poblaciones asentadas a lo largo de la carretera Ciudad de Dios - Cajamarca, localidades que entran en la jurisdicción de Guadalupe y la provincia de Pacasmayo. 

Los gobernantes tienen que analizar el problema que se tiene enfrente con criterio técnico, buscando asesoría a nivel regional y convocando a la comunidad, a las empresas, a los diferentes sectores del aparato estatal para iniciar acciones, antes que sea demasiado tarde. 

Estos contenidos llegan gracias al apoyo de nuestros aliados.
Sé uno de ellos.

Más información
Redacción UNDiario

Sobre el autor

Redacción UNDiario

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a prensa@undiario.pe