¿Esperan Pérdida de Vidas Para Actuar?

Basta ya de negligencia. Reiteradamente se ha advertido e invocado, en esta misma sección, a las autoridades municipales provinciales de Pacasmayo -que deberían liderar el Comité Provincial de Defensa Civil- asumir las tareas que les corresponde en situaciones como la actual, condicionada por fenómenos climatológicos que exigen respuestas oportunas conforme se señala en la Ley 29664,  del Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres (SINAGERD).

Según los lineamientos de la "Política Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres" la gestión del riesgo de desastres "debe ser parte intrínseca de los procesos de planeamiento de todas las entidades públicas en todos los niveles de gobierno". Además "las entidades públicas deben priorizar la programación de recursos para la intervención en materia de Gestión del Riesgo de Desastres siguiendo el principio de gradualidad, establecido por Ley" y "Los gobiernos regionales y gobiernos locales son los responsables de desarrollar las acciones de la Gestión del Riesgo de Desastres, con plena observancia del principio de subsidiariedad".

¿Cuánto de lo anterior aplica la Municipalidad Provincial de Pacasmayo-San Pedro de Lloc?  Los riesgos en esta provincia son escasos -por ahora- pero han demostrado que desbordan al gobierno municipal provincial, simplemente porque no hay prevención, no hay previsión, no hay gestión del riesgo, en una situación que se ha vuelto característica en un gobierno que pareciera no existe, debido a sus graves omisiones. 

Cómo es posible que veraneantes que fueron a pasar un domingo en Puémape se quedaran varados porque el río creció y desbordó el badén instalado en la carretera San Pedro de Lloc-Puémape. Ninguna autoridad advirtió del peligro y peor aún, ocurrida la desgracia, que ya se conoce, ninguna autoridad apareció en la misma noche; sino que esperaron el día siguiente para llegar. ¿Y si hubiera habido desaparecidos? 

Se puede presumir que hubo imprudencia en los conductores de los vehículos por arriesgarse a cruzar, y peor aún por hacerlo en grupo provocando que el agua embalsara y tomara mayor fuerza. Los resultados ya se conocen, tres autos y una moto lineal fueron arrasados; felizmente no hubo pérdida de vidas humanas, aunque los ocupantes de los vehículos, sí que se llevaron gran susto.

Ayer, trabajadores de una granja quedaron varados debido a la crecida del caudal del río Chilco; otra vez tuvieron que arreglárselas como pudieron. Nadie advirtió del peligro, porque la autoridad no monitorea, ni hace prevención, a pesar de que en estos días estamos viviendo un fenómeno climatológico de lluvias, de moderada a fuerte intensidad, eso sin contar la presencia del Niño.

El Comité de Defensa Civil se supone que "orienta las acciones a proteger la integridad física de la población y su patrimonio, ante los efectos de los fenómenos naturales o tecnológicos que generan desastres". En San Pedro de Lloc, capital de la provincia de Pacasmayo, sede del gobierno municipal, simplemente no se ve ningún trabajo relacionado con Defensa Civil, a pesar de que se supone tiene un carácter permanente, es decir con funcionamiento continuo, en dos etapas: prevención y atención de desastres.

La Municipalidad Provincial de Pacasmayo está jugando con vidas humanas, y no es responsabilidad solo de empleados, sino del concejo municipal, alcalde y regidores.

Estos contenidos llegan gracias al apoyo de nuestros aliados.
Sé uno de ellos.

Más información
Redacción UNDiario

Sobre el autor

Redacción UNDiario

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a prensa@undiario.pe