Poder Judicial: Sobrecarga y Carencias

Al comentar la forma cómo encuentra el Juzgado de Investigación Preparatoria de la provincia  de Chepén, el nuevo magistrado titular, Wilson Manayalle Sánchez, ha dado a conocer una realidad que obliga a tomar medidas urgentes para solucionar la problemática.

Para comenzar, hay que alarmarse acerca de la existencia de alrededor de siete mil expedientes que constituyen la carga procesal de ese despacho, desde su creación. La cifra es alarmante aun conociendo que la provincia de Chepén tiene un alto índice de criminalidad, que es alimentado por diversos factores. En buen grado hay un alto porcentaje de hechos delictivos que tienen relación con la migración, básicamente por la diferencia de costumbres, actitudes y formas de entender la justicia por parte de la ciudadanía.

Dejemos aclarado que no estamos, de ningún modo, contra el proceso migratorio. Este se da por diversas causas y ayudan a fortalecer la interculturalidad y el progreso de cada ciudad. Pero, no se puede desconocer que así como se recibe a gente positiva y valiosa se tiene, también, a sujetos que han crecido acostumbrados a la violencia.

El juez Manayalle Sánchez, sin embargo, ha abordado una problemática extensa. Por ejemplo, la carencia de notificadores asignados a los juzgados penales; recorte de la plaza de un secretario para atender necesidades del servicio en Trujillo; insuficiencia de personal asistencial jurisdiccional, secretarios, etc.

Ha planteado que con tanta alta carga procesal se justifica gestionar la creación de un nuevo Juzgado similar. También ha planteado propuestas para aligerar la carga recibida, sin dejar de criticar el abuso que hacen las partes litigantes del derecho a reprogramar audiencias, práctica sobre la cual se propone una reducción invocando el apoyo de los abogados.

Lo que sorprende es que alguna de las partes interesadas –en particular la representación de parte de los letrados- no hubiese alertado sobre esta realidad antes, a fin de exigir y reclamar celeridad procesal.

El nuevo magistrado titular ha criticado la actitud pasiva de las autoridades políticas de la ciudad ante la dimensión del problema. Sin embargo, no parece haber tenido en cuenta la realidad del Poder Judicial, pues en gran parte del país se vive cuadros similares por falta de personal, locales inadecuados, presupuesto insuficiente, etc. Pero, hay que tomarle la palabra y respaldarlo en las gestiones que se ha propuesto para remediar la situación.

No hay nada más negativo que quedarse cruzado de brazos frente a un problema. Es importante emprender acciones atendiendo al dicho que no hay peor gestión que la que no se hace. Es hora de unirse y reclamar soluciones a la problemática judicial de las provincias de Chepén y Pacasmayo, entre ellas la urgencia de que construyan sus locales propios. La voz está dada, hay que respaldarla y apoyarla.  

Estos contenidos llegan gracias al apoyo de nuestros aliados.
Sé uno de ellos.

Más información
Redacción UNDiario

Sobre el autor

Redacción UNDiario

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a prensa@undiario.pe