Cambios Urgentes en Gobiernos Municipales

No es algo sino mucho lo que parece estar fallando en varias de las municipalidades del valle Jequetepeque. Eso lleva a reiterar invocación a los alcaldes para que analicen sus gestiones y procedan a realizar cambios urgentes en sus administraciones. Debe admitirse que todos podemos equivocarnos a la hora de escoger nuestros equipos de trabajo. Este parece ser el caso de más de un titular de los gobiernos locales de las provincias de Pacasmayo y Chepén.

Insistimos en afirmar que a casi ya un año de gobierno, es muy poco lo que se aprecia como obra. Más aun, no se ven los cambios prometidos; y, en más de un caso, la impresión es que se ha cambiado para peor. Esa opinión debería mover a preocupación a nuestros gobernantes. Después de todo lo que se ha experimentado en el valle Jequetepeque en el periodo anterior, decir que hoy estamos peor que antes, es realmente preocupante.

Tiene que haber una explicación; corresponde a las cabezas de los equipos de gobierno buscar esas razones. Por eso son importantes las reuniones de trabajo para determinar las fortalezas y las debilidades de una gestión. Hasta donde se ha avanzado; en estos ya casi once meses, más son las debilidades que las fortalezas. Puede alegarse el consabido estar pagando piso. Pero casi un año nos parece realmente algo exagerado, sobre todo cuando desde hace tiempo se viene de tropezón en tropezón y no hay cuándo se superen los problemas.

No se podrá superar, en tanto persista la negativa de los burgomaestres a reconocer que se equivocaron al escoger a algunos miembros de sus equipos de trabajo. Deben reunirse –insistimos- con sus regidores y decirse las verdades tal cual son. No están en juego intereses personales, ni de partidos. Deben entender que están en juego los intereses de nuestros pueblos. Se ha perdido bastante en la época del dinero abundante gracias al boom minero. Ese tiempo perdido no se va a recuperar.

De esa época podemos colegir que se ha desperdiciado oportunidades que no se repetirán. Y seguimos viviendo con los mismos problemas; y, se sigue con muchos funcionarios que van de municipalidad en municipalidad buscando donde ser recibidos, algunos con currículos nada favorables. Si los alcaldes creen en esos funcionarios, deben pedirles resultados obtenidos en las ciudades en las cuales sirvieron; deben solicitar referencias de cuál era la percepción ciudadana en las municipalidades en las cuales trabajaron.

¿Es tan difícil admitir que hay áreas donde se aprecian gruesas fallas y sus jefes son incapaces de solucionar problemas? Los alcaldes están pagando culpas ajenas porque así lo quieren. Si mirasen la municipalidad que gobiernan como su propio negocio, no creemos que tercamente sigan sosteniendo a empleados mediocres que no aportan, sino restan. Esa gente no solo está restando sino que está acumulando mayores problemas y está contribuyendo a debilitar los gobiernos locales.

Los alcaldes no pueden seguir en dubitaciones, tienen que tomar decisiones. Si quisieron pagar favores de campaña ya lo hicieron. No pueden seguir en lo mismo, causando grave daño a nuestras comunidades. No lo decimos los medios de prensa. Pregunten a sus gobernados. Pregunten.

Sobre el autor

Contacto UNDiario

Somos un equipo de periodistas trabajando de la mano de nuestros aliados, los ciudadanos.

Escríbenos a [email protected]